Usos de la pintura chalk paint

La pintura chalk paint ha revolucionado el mundo de la decoración y la restauración de muebles, ya que es una pintura que se aplica en cualquier superficie sin necesidad de aplicar ningún tratamiento previo, lo cual permite que cualquiera pueda decorar sus muebles viejos y darles una nueva vida con un toque vintage que suelen dejar los colores pastel de esta pintura a la tiza.



 Pero sería muy injusto encasillar a esta nueva reina del DIY en la restauración de muebles, ya que al poder utilizarse sobre superficies como madera, metal, cristal, plástico mate o cerámica nos abre todo un abanico de posibilidades a la hora de decorar. Si te has cansado de tus accesorios de casa o quieres darle un toque diferente la pintura chalk paint será tu mejor aliada.

Esta pintura es ideal para latas, frascos, jarrones o regaderas, ya que se puede rascar y lijar después de ser aplicada, pudiendo crear así un efecto envejecido o de falso decapado, lo que le dará una novedosa estética vintage a tus accesorios de siempre. Pero aún hay más, esta pintura pude dar el toque perfecto a tus complementos de moda.



Con la pintura chalk paint puedes añadir detalles y dibujos a tus prendas de ropa como faldas o camisetas, y sobre todo se utiliza en bolsos, a los que les puedes añadir detalles geométricos para convertir esa prenda de ropa o complemento en algo único, personal e irrepetible. Otra utilidad de esta pintura es la de complementar tus manualidades, por su secado rápido y adherencia a todas las superficies e ideal a la hora de realizar scrapbooking o manualidades en cartulina o cartón.




La pintura a la tiza chalk paint ha llegado pisando fuerte al mundo del “do it yourself”, y por sus características y por todas sus utilidades, parece es para convertirse en un indispensable de nuestros kits de manualidades.