La importancia de la decoración de la sala de estudio de los pequeños de la casa

Antes de pensar en lo bonita que va a quedar la habitación de los peques y de ponernos manos a la obra, es importantísimo organizar la zona de estudio atendiendo a unas variables  fundamentales. Para ello, al final del post tenéis unas pautas claras que nos da Cesáreo Hernández, psicólogo y formador,  para que no nos perdamos ni un detalle, y podamos ayudar a nuestros peques  con sus estudios de una forma eficaz y responsable.



¿Qué factores hay que tener en cuenta para organizar la zona de estudio? (Por fipsicologia)

1- Iluminación.  Van a estar durante su etapa escolar horas y horas trabajando en su mesa, presta atención a que tengan una buena iluminación, si es natural mejor, y que no tengan que forzar demasiado sus ojitos. El flexo que esté correctamente orientado y con una intensidad adecuada.

2- La silla: No descuides la parte ergonómica. Una espalda bien recta hará que la energía fluya mejor y que no se provoque tanta tensión en las cervicales, de manera que el aporte de sangre, oxígeno y nutrientes al cerebro no disminuya. Todo esto potenciará mucho su rendimiento, pero implica una buena  educación postural.

3- Separar la zona de estudio de la zona de juego en la medida de lo posible. Estudiar en una zona de recreo disminuye el nivel de concentración en el niño, por asociar el espacio a otro tipo de emociones y comportamientos de tipo ludico. Cuando no es posible que tengan una habitación para cada dedicación, procura delimitar de forma clara las horas de estudio y las horas de juego en ese espacio. Puede ayudarte el simple hecho de que estudie con la ropa de la calle, o el uniforme del cole, y a la hora de jugar que se cambie a una ropa más más cómoda que signifique: “ahora voy a jugar”.

4- Ruidos. Es importante un ambiente calmado y silencioso para facilitar la concentración, ya que la cabeza del niño se retroalimenta con el ambiente que le rodea. Cuando estudie, evitemos que tenga que oír a hermanit@s pasándoselo bomba.

5- Atril: mientras los niños no sepan mantener una postura correcta, y aún cuando ya saben, es recomendable elevar el libro con un atril, o apoyándolo sobre otros libros tumbados, para que no tenga que doblarse tanto sobre este y evite todos los perjuicios que esto supone.

6- Saber por qué y para qué estudia. Es muy recomendable que antes de ponerse a estudiar se detenga un par de minutos sentado a la mesa, quieto y con los ojos cerrados, y que visualice que estudia muy bien, que saca muy buenas notas, que sus padres están muy contentos, que le dejan hacer lo que quiere en su tiempo libre, y que de mayor va a ser eso que realmente quiere. Resulta muy motivante el hecho de que pueda ver en su cabeza que el estudiar se relaciona directamente con lo que quiere y más le gusta.

Ahora los deberes los tenemos que hacer los papás… Esperamos que os haya resultado útil este post y que pongáis unas zonas de estudio para los niños bonitas, funcionales y muy bien organizadas.