Decorar el dormitorio con estampados


Los estampados en el dormitorio se les puede colocar en paredes, cortinas, almohadones, edredones, alfombras, muebles, todos ellos bien combinados pueden logran una decoración perfecta para este ambiente.

Estampados a rayas
Se puede utilizar un decorativo papel de rayas en la pared. Unas rayas  gruesas y con colores relativamente atrevidos, pero que unidos dan una tremenda fuerza visual a la decoración.



También puedes otar por rayas finas con el azul como protagonista, utilizándolas de modo diferente: para tapizar el cabecero o las banquetas; vestir la cama, colcha, y cuadrante, o alegrar la ventana con unas cortinas a rayas.

Estampados de animal print
Pues parece que esta nueva temporada vuelve la misma tendencia y reaparecen los estampados de leopardo, las pieles imitación cebra, las reproducciones de trigre, las telas con manchas de jirafa y hasta las formas de pieles de vaca.



Con sus grandes rayas blancas y negras en zigzag, los estampados de cebra constituyen una definición audaz en la habitación. La cebra siempre está de moda y es un estampado adecuado para niños, adolescentes y adultos por igual. Si bien una habitación decorada con la misma puede lucir muy elegante, en un dormitorio de niño o adolescente junto con detalles gráficos, luce muy bonita.

Estampados de flores
Las flores potencian la femineidad y cierto aire bohemio en la habitación. Un lugar relajado para aislarse y descansar.

La combinación de estampados y rayas es para las más atrevidas una tentación que no hay que dejar pasar. La marcada personalidad de quien los elige queda reflejada al primer golpe de vista. El juego lo marcan los cojines y generosos almohadones que se colocan sobre la cama. Una mezcla con distintos tamaños que llama al relax.



Recrear el estilo de las casas de campo con tejidos en tonos coloridos para dar más vitalidad al ambiente; evocar el estilo rústico tradicional con bellas y delicadas rosas que nunca pasan de moda; llenar de frescura el dormitorio con camas multicolores, combinar los refinados estampados campestres con muebles blancos para multiplicar la luminosidad o, lo mejor, vestir la casa de un verano permanente.