Algunas ideas para una oficina en casa


Gracias a las nuevas tecnologías cada vez mas personas trabajan en casa una parte o toda su jornada. Si sueles llevarte trabajo a casa o tu centro de trabajo está en casa, tener tu propio rincón donde te sientas a gusto te ayudará a trabajar mejor y además te permitirá el poder conseguir concentrarte a pesar de estar en un entorno más propicio para el ocio, o el descanso.

Si tienes una habitación disponible puedes crear tu propia estudio u oficina en casa sin ningún problema de espacio, sin embargo si tu casa es pequeña también puedes lograr un lugar donde tengas tu pequeño rincón u oficina. Con la llegada de los portátiles montar tu oficina es aún más fácil. Te damos ideas para lograr optimizar el espacio.



En la foto de portada puedes ver cómo en un pequeño espacio hay un puesto de oficina para dos personas. La mesa en blanco se divide en dos usando un singular biombo que además sirve para poner fotos. Es algo que podéis hacer vosotros mismos aunque este tipo de paneles también podemos encontrarnos en algunas tiendas como por ejemplo Ikea.

Por otro lado, siempre es bueno que si tenemos espacio, redecoremos una habitación que nos sobre para poder conseguir tener un despacho u oficina en casa. Para ello no hace falta tampoco invertir demasiado presupuesto, con un simple escritorio o mesa y su correspondiente silla, unos estantes o estanteria y lo necesario para colocar tu ordenador, ya tendrás algo con lo que poder comenzar a trabajar.

En cualquier gran superficie o tienda de muebles puedes encontrar mesas escritorios que tiene repisa para el teclado, cajones y muchas llevan incorporado alguna pequeña estantería para libros u objetos, por lo que incluso podrás ahorrar mucho más espacio (y dinero) con respecto a lo que te he comentado anteriormente.

En el mismo lugar que pones la mesa en la parte superior si es posible puedes colocar varios estantes que te pueden servir para libros o documentos.

Por otro lado es importante que la silla  sea cómoda, regulable en altura y sobretodo que te permita descansar la espalda y que la apoyes en su totalidad. Una buena silla será aquella en la que la espalda te quede recta, ya que las que acaban curvándose, son más moldeables para conseguir cualquier postura, aunque a la larga, y si pasamos muchas horas sentados sobre ellas, pueden llevarnos a sufrir dolores diversos en esta zona.

También la iluminación es fundamental. Sitúa el despacho si es posible en una zona bien iluminada por luz solar, sino es así ten siempre luz blanca de bajo consumo cerca de donde trabajes.

La luz natural no sólo te va a aportar la opción de poder ahorrar en el gasto del recibo de la luz, sino que además es mucho mejor para leer y para trabajar ya que no cansa tanto la vista, así que si tienes una buena ventana, no dudes en aprovechar esta iluminación.