La mesa de centro en la decoración de interiores


Uno de los elementos de mobiliario más importantes en un salón o sala de estar es la mesa de centro. Funcional y decorativa, en muchas ocasiones se convierte en el foco de atención de cualquier reunión familiar o de amigos, un momento en que su aspecto debe estar especialmente presentable. Lo principal, huir del caos que en muchas ocasiones se puede establecer en las mesas de centro, una misión para la que podremos valernos de diferentes objetos que, además de decorar, nos servirán para poner orden en nuestro salón.



Entre los trucos más efectivos para ordenar de forma vistosa la mesa de centro encontramos las bandejas o cajitas de madera, perfectas estas últimas para guardar los mandos de la televisión, del DVD o del aire acondicionado. Las gafas o los papeles pasajeros los podremos apilar en pequeñas bandejas, un elemento muy recurrido y siempre eficaz en cualquier mesa de centro. De este modo, lograremos un aspecto despejado y ordenado en nuestra mesa, una apariencia que siempre podemos mejorar añadiendo algún objeto decorativo. Solo tendremos que seguir unas pautas básicas de composición para, lejos de sobrecargar la mesa, conseguir en ella una decoración en la que prime el orden.

Como en todos los terrenos decorativos, lo mejor será partir de un objeto principal, como un centro de mesa original o interesante a la vista. De una altura comedida, que permita libertad de miradas en torno a la mesa de centro, el resto de objetos decorativos de la mesa de centro deben respetar una composición en cuanto a forma, tamaño o color, algo básico para que la mesa de centro no parezca sobrecargada. Bastará con introducir unos ceniceros de cristal en miniatura o un centro de mesa con flores de temporada para que nuestra mesa de centro luzca como el mejor de los rincones de nuestra casa.