La decoración al estilo Hippie


Transportarnos a los años 60 ya no sólo tiene que ser a través de la música y la moda que viene y va. Las “guagüitas” Volkswagen con cortinas y ese gesto que hacemos con los dedos que connotan “peace and love” nos traen recuerdos gratos a esos que vivieron o no en la década. Era el principal ícono.



Esa decoración llena de flores, colores estridentes, libres de líneas perfectas y donde la naturaleza es preponderante, también puede reflejarse en la decoración de nuestro hogar. El estilo floreado vuelve a la actualidad y no a través de la ropa. Ahora, cuando hablamos de Neohippismo, tenemos que mencionar al artista Mossoni, quien fue la persona que introdujo, por así decirlo, esta tendencia en el diseño de interiores.

La filosofía hippie un gran impacto en la cultura y algunos de sus valores los podemos representar en la decoración de un espacio. Por ejemplo, uno de los pensamientos que predomina en ésta “subcultura” es el aprovechamiento de los recursos naturales y reacciona contra el despilfarro y el consumismo. Es por esto que el Neohippismo tiene algo de primaveral y la mirada se vuelve a objetos viejos para transformarlos en accesorios en boga, por lo que el reciclaje se vuelve en un tema de importancia.

Así como en la decoración Vintage, la edad es un valor positivo a lo que a muebles y accesorios se refiere. El color y lo que se esconde dentro de su historia hacen que cada uno de ellos vuelva a la vida. Se trata de reinventarse y reinventar. Una buena pintura y detalles llamativos  le devuelven la atención a cualquier silla deteriorada por los años.

Dicen que la moda es lo que pasó de moda. Así que, como todos tenemos un poco de “paz y amor” en nuestro mundo, sólo falta que dejemos salir la diversión y la paleta de colores.