El Feng Shui Aplicado a la oficina


Nuestra oficina y nuestro lugar de trabajo tienen una gran influencia sobre nuestro rendimiento, nuestra productividad, y nuestro bienestar general. Mediante la decoración podemos modificar nuestro estado de ánimo, y predisponernos a diversas situaciones y conductas. Y el Feng Shui, ese arte oriental milenario, tiene algunos secretos para compartirnos, relativos a la decoración y organización de nuestra oficina, para obtener los mejores resultados con simples acciones.

Algunos de estos secretos son, justamente, tendientes a la decoración. Aunque no debemos transformar nuestro cubículo, oficina o escritorio en una extensión de nuestro hogar, sí debemos decorarlos para sentirnos a gusto allí, viéndonos reflejados en los objetos y estilos reinantes. Debemos procurar que sea un espacio acogedor, cómodo y familiar, y podemos hacerlo colocando algunos objetos personales de buen gusto.



La disposición del mobiliario es esencial para sentirnos a gusto en la oficina. De ser posible, orientá tu mesa de trabajo frente a una pared, para que tu espalda no quede expuesta. Si no es posible, intentá colocar detrás de ti algún mueble grande o una biblioteca. Esto te hará sentir más seguro, y te permitirá tener independencia de los otros trabajadores que se hallen en el mismo piso.

En el caso de que sea absolutamente imposible, el Feng Shui  nos dicta colocar alguna planta y al menos un espejo que refleje lo que sucede detrás nuestro, para sentirnos más protegidos y seguros. También procurá obtener una silla de respaldar alto y confortable, que te de comodidad y respaldo, en todo sentido.

Si en tu oficina tenés ventanas que den al exterior, procurá no tenerlas exactamente frente a tu escritorio, para no obstaculizar tu atención. Además, si tenés una pantalla frente tuyo, la ventana en frente puede perjudicar tu visibilidad, exigiéndole a tus ojos un esfuerzo que no es necesario ni recomendable.

Las plantas que coloquemos son importantes. Tener una planta renueva nuestra energía. Elegí una adecuada para el interior, que no tenga altas exigencias de cuidado y riego, ya que durante el fin de semana quedará desatendida. Si tenés alfombra, colocá también una planta sobre la misma.

El orden y la limpieza son esenciales. En un escritorio ordenado  y limpio podemos trabajar mejor, más a gusto, y nos sentiremos menos agobiados. En lo posible, colocá algún objeto decorativo que despierte tu creatividad, como alguna figurita, una estatuilla, o al menos un cubo mágico. También tené un receptáculo para tus lápices, para tenerlos ordenados y a mano. Podés aprovechar, y decorar este lapicero con una foto de tu pareja, de tu familia o de tu mascota.