Algunos consejos para la iluminación adecuada del hogar


La iluminación es uno de los puntos clave de la decoración de interiores. La luminosidad ayuda muchísimo a alcanzar el ambiente deseado. Así que aunque a priori no pueda parecer determinante, la luz y la iluminación son esenciales en la decoración y en el estilo. Su vivacidad, su opacidad, que sea una luz dulce, forzada, natural o eléctrica, etc. Todo esto puede cambiar un ambiente.

Todos los tipos de luz pueden ser utilizados, pero hay que saber que tipo de luz favorece a que tipo de decoración. Eso es lo que vamos a intentar aclararte en este artículo. Hemos preparado para ti una serie de consejos de iluminación para obtener el ambiente que deseemos.



En primer lugar hablaremos de la luz natural. Si tenemos la suerte de tener una habitación muy bien iluminada naturalmente, debemos utilizar al máximo esa luz entrante para alumbrar la pieza. No hay nada como la luz del sol para alegrar una habitación.

Y para potenciar aún más esa luz natural que entra por la ventana y difundirla mejor, son importantes los tonos de las paredes. Éstos deben ser tonos claros, como blancos, grises o incluso beiges. Éstos le darán aún más luminosidad a la habitación. El uso de espejos también ayudará a potenciar la luz natural. Con ellos toda la luz que reciba la habitación se multiplicará. Para ello instala los espejos en la pared situada enfrente de las ventanas y toda la luz natural saldrá disparada al resto de la habitación.

La luz eléctrica debe ser utilizada de diferente forma dependiendo del lugar de la casa que ilumine. Por ejemplo, para la cocina o la oficina deben primar las luces blancas y vivas que iluminen y permitan ver bien lo que se hace.

En las habitaciones debemos buscar el efecto contrario, con una iluminación indirecta, luces dulces y relajantes. En el salón, es aconsejable una luz modulable que se adapte a las circunstancias. Para ello es muy práctico el uso de diferentes fuentes de luz indirecta con diversas lámparas de potencia débil, pero que permitirán en un momento dado escoger la cantidad de luz según el número de lámparas que encendamos.

Las velas son otro tipo de iluminación para el hogar. Evidentemente éstas tiene una función más estética que funcional, pero debemos tenerlas presentes. Su luz cambiante le aportará vida a cualquier habitación. Y si ésta es perfumada estaremos aportando olor al ambiente y dándole una dimensión nueva.