Logra la armonía en tu hogar con la decoración Zen


Una de las tendencias más vanguardista del momento es el estilo Zen. Los occidentales han tratado de adaptar esta sabiduría oriental a su ritmo de vida y a sus costumbres teniendo un importante papel en la decoración. Los conceptos más alejados de este estilo son el clasicismo y la excesiva ornamentación, mientras que los que se imponen son la armonía y el equilibrio, además de un sutil toque masculino.



Pero antes de plantear en qué consiste la decoración Zen, debemos conocer que se esconde detrás de esta simple palabra. Fue a principios del siglo XX cuando comenzó a hablarse de ella en Europa por medio de costumbres y prácticas muy establecidas en Oriente como las artes marciales, los jardines japoneses o el arreglo floral. La curiosidad acerca de los aspectos de esta corriente se fue gestando poco a poco. Lo que más llamaba la atención de artistas e intelectuales era la gran pureza estética y la profundidad de muchas de sus enseñanzas.

Un mensaje lleno de armonía
Algunas personalidades del Zen como el maestro Taisen Deshimaru, hicieron que en Occidente se pudiera acceder a la práctica real, ya que fue el primero en presentar una visión global del Zen en Europa. El origen se encuentra en el budismo pero su mensaje ha perdurado hasta nuestros días debido a su significado universal. Estas raíces universales no conocen de sistemas, ideologías, razas o fronteras.

Se trata del conocimiento de uno mismo por lo que no se acerca tampoco a la religión, puesto que no se compone de dogmas. Es la realidad de la vida, incluso más allá de ésta, la búsqueda de su sentido a través de la experiencia del cuerpo y del espíritu.

Aspectos decorativos fundamentales del Zen
Esta froma diferente de entender la vida hace que su aplicación dentro de la decoración esté fuera de convencionalismos. Algunas de las características más relevantes de este estilo tienen que ver con los colores, siendo los mejores los tonos neutros como el blanco y la gama de colores que van del ocre al beige.

En cuanto a los materiales, la tendencia es la madera natural y en concreto el árbol de la haya. Los muebles que se utilicen dentro de las estancias deberán seguir la máxima de la simplicidad en sus líneas de diseño. Así pues, debemos huir de curvas y barroquismos que no encajen de forma natural y optaremos siempre por las rectas que invitan al orden por fuera y por dentro.

Los aspectos dominantes dentro del espacio serán la sobriedad, el pragmatismo y aquello que sea confortable. Lo que se pretende en una casa Zen es que podamos movernos sin obstáculos. No podemos olvidarnos de algo tan importante como la iluminación dentro de las diferentes habitaciones. El ambiente que queremos lograr será suave y sensual y esto lo alcanzaremos con la luz indirecta. También es vital para la atmósfera el uso de aromas suaves.

En el salón y en el dormitorio
Si te has decidido y quieres trasladar estas premisas a tu casa, puedes tener en cuenta alguna de estas sugerencias. El salón puede ser pintado de un color que le dote de amplitud y calidez, por ejemplo un beige. Debes ser consciente de que se trata del corazón de la casa y tiene que destacar por encima de todo, así que no dudes en ganar espacios anexionando otras habitaciones pequeñas.

Los objetos decorativos son pocos pero bien elegidos. Por ejemplo, podemos colocar un jarrón de cristal con grava o una botella rellena de paja. La paredes pueden dejarse desnudas si la pintura de la pared es degradada, pero también podemos colocar algunos cuadros de marco negro fino con motivos geométricos.

En el dormitorio se impone la tranquilidad y la pureza del blanco. Nunca pondremos un cabecero en forja, quizá lo más adecuado sería un mueble frontal liso de madera de haya con vetas un poco más oscuras. El edredón podría ser de algodón blanco con las sábanas a juego. Lo que queremos conseguir es que la armonía reine dentro de esta habitación y, por eso, el toque final lo pone la iluminación, muy baja y escondida.

En la cocina y en el baño
La formica blanca es la elección perfecta para la cocina. Como lo que se busca es que todo sirva a la práctica y a la comodidad, los utensilios de uso cotidiano tales como la batería o la vajilla pueden estar a la vista. El color para los platos y demás componentes será sin duda el blanco, fácil de combinar y en línea con la búsqueda de pureza.

Por último, hablaremos del cuarto de baño, donde el lema que se impone es también la ausencia de elementos superfluos. Todo debe estar dispuesto de modo que sugiera suavidad al tacto, a la vista y al oído. Un buen efecto es sustituir el azulejo tradicional por piedra. Las cañerías de metal limpio pueden aparecer a la vista en algún rincón y el cristal esmerilado de las ventanas armonizará con el agua.