Como decorar las paredes de habitaciones infantiles


Entre los muchos elementos donde podemos introducir una bonita decoración, las paredes son una de las partes que más juego ofrecen, tanto para los niños como para los mayores que se lancen a la decoración de la habitación. Simples, con un único color llamativo para el pequeño, o más complejas, con figuras y murales donde pueden verse animales y otros seres de fantasía, lo cierto es que ahora también encontramos un sin fin de elementos para decorar paredes infantiles tan útiles como divertidos.


Es el caso de los vinilos que, haciendo el mismo efecto que una pintura en la pared, resulta muy fácil de colocar en paredes lisas.

Con una gran variedad de vinilos infantiles, podemos resaltar alguna esquina de su habitación con un enjambre de amigables abejas o un pequeño zoo particular. Una idea en la que también pueden participar los niños decidiendo como les gustaría que fuese su habitación. Escucharles también ayudará a los padres a localizar sus inquietudes y aficiones en el proceso de decorar paredes ya que si, por ejemplo, a uno de los niños le gusta pintar, una buena solución decorativa para paredes sería la de integrar una pizarra de gran tamaño donde pueda dar rienda suelta a su imaginación. Para avivar su ingenio, podemos introducir elementos como una estantería integrada en un dibujo de un árbol en la pared, convirtiendo así un poco más interactiva la habitación.

Los colores de las paredes de los cuartos de los niños han de ser en tonos alegres y relajantes al mismo tiempo, ya que todo el entorno debe ayudar al menor a centrarse en sus tareas escolares u otros hobbies. Una pared en naranja puede también resguardar una mesa de dibujo, si este fuera el gusto del futuro huésped, e, incluso se podría resaltar con algún vinilo en referencia a los gustos y aficiones de los menores, un gesto que seguro agradecerán a sus padres.