El uso de las mesas de tocador


Las mesas de tocador en las habitaciones son esenciales, en especial si eres mujer o si compartes tu casa con una. Todo porque brinda todo el espacio que es necesario para guardar los productos de belleza, de limpieza, el maquillaje y hasta los accesorios, al tiempo que brinda el espacio necesario para hacer las rutinas de las horas de la mañana y cuando se vaya a salir, por eso te traigo algunos consejos para poner estas mesas.

Los tocadores que están empotrados a las paredes son una solución ideal, porque se ven muy hermosos y ahorran un poco de espacio. Esta clase de mesas se pueden hacer muy fácil con la asesoría de una persona que sepa de carpintería y de decoración. Algo que debes tener en cuenta antes de hacerla y ponerla es saber la clase de silla que quieres poner allí, para que tenga el espacio de meterla.

Usualmente el lugar que escogemos para poner esta clase de mesas de tocador es la habitación, porque creemos que es la que tiene más espacio, pero no debes desestimar el cuarto de baño muy rápido, diciendo que es muy pequeño para ello. Simplemente, debes reevaluar tu espacio, y si tienes uno de estos cuartos que no sea tan pequeño puedes poner una mesa en una esquina y así tendrás el espacio para arreglarte justo después de la ducha, ahorrándote un lugar valioso en tu habitación.



Si tienes espacio justo al frente de una ventana, no temas poner esta clase de mesas allí, porque la luz natural rodeándola hace que arreglarse y retocarse sea mucho más fácil. El espejo, que es una parte esencial de esta clase de mesas, puedes colgarlo del marco de la ventana, y puedes hacer que la mesa tenga la misma forma que el espejo para crear una apariencia regular.