El clasisismo en el diseño de las sillas


El holandés Gerrit Rietveld (1888-1964) fue uno de los diseñadores y arquitectos más importantes del siglo XX. Fue en busca del arte total, de la mano del pintor abstracto de esa misma época, Piet Mondrian (1872-1944), y lideró el movimiento vanguardista De Stijl (El Estilo), clave para comprender las fuentes del arte moderno. 



Hasta el próximo 16 de septiembre el museo Vitra Design Museum, uno de los centros de exposición de diseño industrial de muebles y de arquitectura más importantes del mundo, situado de Weil am Rhein (Alemania), presenta la exposición “La revolución del espacio” en la que se puede contemplar su obra.

La obra de Rietveld se asocia a dos de sus diseños más populares y que lograron alzarse como iconos del diseño moderno: la silla roja y azul (1918/1923) y la Casa Rietveld-Schröder (1924). 

Pero la exposición muestra que la obra de Rietveld es mucho más gracias a las 320 piezas expuestas, entre ellas muebles, prototipos, cuadros, fotografías, películas, 100 dibujos y planos originales.

Además, incluye importantes obras similares de contemporáneos, como Theo van Doesburg, Bart van der Leck o Le Corbusier, así como de Marcel Breuer.

Un giro innovador

Rietveld transformó objetos y construcciones en composiciones abstractas de líneas y espacios, sobre todo en negro, blanco, gris y en los colores primarios: amarillo, rojo y azul.

Precisamente, su famosa silla en estas dos últimas tonalidades la diseñó en 1918 sin utilizar esta coloración más marcada, que desarrolló en 1923. 

El arquitecto holandés aprendió el oficio de carpintero y se asoció muy temprano al movimiento De Stijl, en torno a Theo van Doesburg y Piet Mondrian. 

Pero en la búsqueda para desarrollar sus radicales ideas estéticas, Rietveld pronto se apartó de este grupo de creadores para experimentar, a finales de los años treinta, con materiales innovadores, como la madera laminada y el aluminio. Con ellos creó otras sorprendentes variaciones de muebles, como la legendaria silla Zig Zag (1932). 

A mediados de los cuarenta trabajó, sobre todo como arquitecto, y creó edificios de prestigio. En este sentido, según los responsables del Museo Vitra, la obra de Gerrit Rietveld resulta “increíblemente actual. Sus planificaciones urbanísticas resultan, por ejemplo, más contemporáneas que muchas utopías radicales de la época Moderna, ya que se basan en aspectos sociales en vez de en dogmatismos”. 

Fue un auténtico avanzado para su tiempo y, en los años treinta y cuarenta, realizó una serie de muebles con la idea actual del 'do it yourself'. Todo un avance de lo que estaba por venir.

Más sillas...

El diseñador australiano Marc Newson, que ha creado, desde emblemáticas sillas, a coches, aviones e, incluso, una nave espacial, ha abierto nuevos territorios al diseño y ha hecho de sí mismo una superestrella internacional.

Tachen ha editado un libro sobre sus Obras Completas, en Edición de Arte, con tan sólo 100 ejemplares. En él se muestra la prolija labor como creativo de Newson: muebles, objetos, relojes, transporte y proyectos inéditos forman parte de esta semblanza.

Una de sus piezas más reconocidas y tempranas es el diván Lockheed Lounge, que ostenta el récord mundial del precio más alto pagado por un mueble de diseño, más de $2 millones. 

Llama portentosamente la atención la aerodinámica de esta tumbona de tres patas, fabricada con fibra de cristal y plaquitas de aluminio que, según cuenta, martilleó él mismo durante meses.

Newson, tiene 50 años, y estudió diseño de joyería y escultura en el Sydney College of Arts, aplicó los conocimientos allí adquiridos al diseño de muebles. Entre los objetos que han llamado poderosamente la atención se encuentra su tumbona "Orgone", de 1989, o su "silla de fieltro", de 1989. 

El londinense Museo del Diseño le ha dedicado ya una retrospectiva, su versatilidad a la hora de crear, aplicando una estética futurista, bien lo merece.