Consejos para limpiar las baldosas


Por mucho cuidado que tengas en la cocina o el baño con el uso las baldosas se ensucian y se ven mate. Sobre todo en la cocina donde al cocinar en el aire quedan partículas de grasa que se pegan a las baldosas. Con unos sencillos pasos realizados de forma frecuente tendrás tus baldosas resplandecientes.



Limpiando las baldosas

Para limpiar las baldosas de toda una cocina o baño necesitarás:

  • Una fregona limpia
  • Un cubo
  • Agua caliente (a la que añadiremos unas gotas de Mistol, amoniaco y bicarbonato)
  • Un estropajo  no raya
  • Guantes
  • Bayetas o trapos (si tienes sábanas que no uses o telas que no dejen pelusas mejor)
  • Una escalera (para acceder a la parte superior de los azulejos y secar)
  • Alcohol quemar (alcohol metílico), se usa con guantes para proteger la piel


El agua caliente nos sirve para ablandar cualquier suciedad que pueda haber en los azulejos. Comienza limpiando la parte cercana al techo con la fregona impregnada en el líquido limpiador del cubo (el agua caliente con el Mistol, el amoniaco y el bicarbonato). Se va pasando bien por toda la pared y vas escurriendo.

Seguir luego a más baja altura hasta llegar al suelo. Escurrir y si el agua se ensucia mucho cambiarla. De nuevo poner agua caliente con mistol, amoniaco y bicarbonato.

Una vez has limpiado bien con la fregona toda la pared del suelo al techo colocamos la escalera. Rociamos un trapo con alcohol de quemar y vamos pasándolo por las baldosas. El alcohol de quemar es ideal para limpiar baldosas y espejos no deja marca y se seca rápido, pero hay que tener cuidado al usarlo, mejor hacerlo con guantes. Ves pasando trapos con alcohol de quemar y secando toda la pared de baldosas que previamente has limpiado.