Algunos consejos para tener una buenas cortinas en tu hogar


Lo más importante a la hora de elegir las cortinas es que éstas vayan acorde con la pieza o la habitación en la que van a estar. Las cortinas deben ser coherentes con el ambiente que las rodea. No es la primera que lo comentamos, ya lo sé. Pero con las cortinas este principio hay que tenerlo aún más presente.



También hay que tener bien presente el entorno cercano de las cortinas. Si tenemos una habitación con poca altura, las cortinas a rayas verticales darán una mayor sensación de altura. Otro ejemplo son los suelos irregulares. En estos casos, estas mismas cortinas romperían la asimetría. En ese caso, cortinas con los rayados horizontales la reforzaran y serán más óptimas.

Otro ejemplo: las cortinas con grandes motivos debemos emplearlas para grandes piezas luminosas que sean espaciosas. En una habitación pequeña recargarían demasiado el ambiente.

Ante todo mide y ten en cuenta las dimensiones de las ventanas. Y es que las dimensiones de la pieza y las cortinas modifican el aspecto de su pieza. Son más relevantes de lo que podemos llegar a imaginar.

Mide primero la anchura con el marco de la ventana incluido. Para las cortinas y los adornos transparentes la distancia entre el borde de la ventana y la extremidad de la barra es, en general, de 15 a 25 cm. Por tanto, para conocer el corte de la barra que necesitas mide la anchura de la ventana y añade entre 30 a 50 cm.

En general para la amplitud de las cortinas debes prever dos tres veces la longitud de la barra, pero debemos saber que diferirá según el espesor del tejido. La altura variará según la caída, si queremos que sea hasta el borde de la ventana o hasta el suelo.