Uso de la Luz Natural en la iluminación de tu hogar



Si te has lanzado a hacer alguna reforma en tu casa, quizás sea un buen momento para dar paso a la luz de la primavera gracias a unos pequeños retoques con los que aumentar la luminosidad en todo el hogar. Obras pequeñas y agradecidas con las que ganarás en luz natural en diferentes estancias de la casa en las que, hasta ahora, quizás no habías pensado como posible paso de luz.

Un buen ejemplo de una opción original y efectiva, es la instalación en un pasillo de un tragaluz con tubos reflectantes. Ideal para iluminar con luz natural hasta una distancia de 2 y 3 pisos de un ático de doble altura o una casa de varias plantas.  El tejado de una buhardilla o una habitación en la planta superior también es una superficie con posibilidades para dejar paso a la luz natural en nuestra casa. En ella podemos instalar una ventana de tejado con un cristal laminado, más resistente a los golpes, y de apertura giratoria, para facilitar su limpieza.

Para casas con una sola planta, el pavés es uno de los mejores amigos para dejar entrar la luz natural en diferentes puntos. Un elemento que podemos utilizar como sustituto de algunos tabiques de la casa, después de comprobar en qué zonas conviene su utilización en función la orientación de la vivienda. Recomendado también para abrir pasos de luz secundarios, además de las ventanas, en estancias como las habitaciones o los pasillos. Una elección que nos sirve además como elemento decorativo, un papel que también pueden jugar algunas de las puertas de nuestra casa si elegimos para ellas el cristal. Elegante y luminoso, este material puede quedar perfectamente integrado en una puerta corredera en la cocina. Si utilizamos un color mate para pintar unas franjas u otro dibujo en la puerta, además de un paso de luz importante en la casa, haremos de este elemento un punto original y decorativo. Perfecto también para dar luminosidad a los baños.