Consejos para cuidar los muebles de madera

La capa de cera: muchos de los muebles antiguos están protegidos por una capa de cera que hace imposible cualquier aplicación posterior de barniz o pintura. Si queremos eliminarla por completo utilizaremos una solución de sosa cáustica con agua que aplicaremos y luego rascaremos. El paso final será lijar el mueble.



Desengrasar la pieza: una vez hayamos lijado el mueble por completo, lo tendremos que desengrasar con una solución de amoníaco o con un disolvente. Finalmente lo aclararemos con agua y lo dejaremos secar bien.

El tapa-poros y la pasta de madera: una vez tenemos el mueble totalmente limpio nos dedicaremos a igualar al máximo la superficie tapando todas las grietas, agujeros o arañazos. Para ello podemos utilizar un tapa-poros o pasta de madera, con la ventaja que ésta última está hecha de verdadera madera y en diferentes tonos.

La aplicación de la pintura: una vez tengamos el mueble totalmente desengrasado y con los agujeros tapados, aplicaremos una capa de fondo que lijaremos una vez este bien seca. En el caso de tratarse de una mesa, la capa de acabado final será con algún barniz de poliuretano ya que es muy resistente a los ácidos, al amoniaco, al alcohol o a los productos de casa. En el mobiliario de dormitorio, juguetes u objetos para niños aplicaremos una pintura o un barniz acrílico que tiene la ventaja de no ser tóxico.

La pintura en spray: para pintar piezas que tengan partes con relieves, barrotes, etc... nos será muy practica la utilización de una pintura en spray. La única recomendación es que la hagamos servir en algún sitio bien ventilado y que tengamos la precaución de tapar lo que haya por alrededor para no mancharlo.