La oficina moderna, como decorarla

La incorporación de los ordenadores como una herramienta fundamental de trabajo ha obligado a la renovación del espacio de las oficinas. Debido a la cantidad de componentes (pantalla, teclado, torre e, incluso, escáner) que precisan estos aparatos, se han diseñado muebles que facilitan su colocación sin que resulten incómodos o un estorbo para el desarrollo de otras actividades. Además, este mobiliario adopta formas geométricas y abstractas que permiten un mayor aprovechamiento del espacio, así como una independencia mayor de cada trabajador. En cuanto al color, son los tonos claros los que se prefieren.



También se apuesta por un aprovechamiento mayor de la luz natural. Para ello, se prefieren grandes cristaleras para separar estancias, y paredes móviles con las que aprovechar aun más el espacio. Igualmente, muros que no llegan al techo o tragaluces incrementan la luminosidad de las habitaciones.

En cuanto a las sillas, éstas buscan adaptarse lo mejor posible a la espalda del trabajador que deberá pasar varias horas sentado en ellas. Por ello, que sean funcionales y que se diseñen a favor de la salud de las personas son requisito fundamental.