Como debe ser la decoracion en Otoño 2011

El otoño se suele asociar con ciertas decoraciones, incluidas las cornucopias, las guirnaldas, las coronas de parra o de paja y los arreglos de flores secas. Aunque muchas decoraciones ya se pueden comprar hechas, hacer las nuestras propias puede ser una divertida actividad familiar para una tarde de otoño. 



Para la cornucopia, que implica una abundante cosecha con muchos alimentos, necesitaremos el tradicional cesto en forma de asta (disponible en la mayoría de tiendas de cestos o artesanía); barniz o pintura; fruta y vegetales de verdad, desecados o artificiales; piñas; y materiales vegetales. Pintar o barnizar el cesto antes de empezar, y dejar secar bastante tiempo antes de rellenar con los elementos elegidos. ¡Hay que ser creativo! 

Disfrutar del centro de mesa. Luego, en diciembre, podemos convertirlo en una decoración navideña pintando la cornucopia de dorado o plateado con un spray. Llenarla con vegetales, frutos silvestres y piñas de distintos tamaños. 

Otro adorno apropiado para la estación otoñal son las coronas de parra o de paja. Los lúpulos también quedan muy bien. Una vez más, se pueden encontrar en las tiendas de artesanía. Envolver la corona con una cinta colorida que cubra toda la superficie o libremente, dejando secciones expuestas. Luego añadir los toques finales: una lazada de colores vivos, unas cuantas ramitas de trigo o un conjunto de fruta. O cubrir la corona con una variedad de hojas y flores secas. Las siemprevivas y otras plantas perennes son ideales para esto. Cortar las hojas y las flores en trozos de 12 a 15cm. Trabajar primero con las flores más largas, espaciándolas de forma aleatoria por la corona. Luego, rellenar con flores más pequeñas, metiendo los extremos con firmeza. Para que de la sensación de estar más llena, orientar las flores en distintas direcciones. 

Si secamos las flores del jardín de nuestra casa este año o hemos comprado algunas, agruparlas en ramos con vainas, conos velas para lograr unos arreglos de mes atractivos. O podemos comprar flores frescas, como crisantemos, claveles, lirios, alstroemeria (lirio de Perú) o rosas para la mesa de los colores tradicionales de otoño, como son amarillo, naranja, bronce y granate. 

Para lograr un toque festivo de vendimia, decorar el manto o la puerta principal con una guirnalda de rosas secas u otras flores grandes. Necesitaremos hilo de guata duro, una aguja de tapicería, flores secas y abalorios o lazos. Utilizar hilo doble y ensartar las flores entre sí desde la flor al tallo. Puede que queramos intercalar abalorios de colores entre las flores o alternarlas con lazos diminutos. O bien podríamos, simplemente, añadir una borla o enorme lazo a juego en los extremos de la guirnalda. 

Las flores de hortensia secas también dan como resultado una hermosa guirnalda. Utilizar hilo de florista para atarlas con seguridad a un cordón, como el que se utiliza para atar las cortinas. Añadir lazos o bolas navideñas de colores. O atar entre sí plantas de trigo, adornando los tallos, de modo que todos queden aproximadamente del mismo largo. Añadir naranjas o conjuntos de flores secas. Esta guirnalda es especialmente apropiada para una decoración de exterior. 

Por supuesto, también podríamos recurrir a las decoraciones más tradicionales de otoño como calabazas, por ejemplo, o mazorcas de maíz atadas con un lazo y colgadas en la puerta principal. Pero hagamos lo que hagamos debemos darle nuestro toque personal; eso es lo que hará que del producto final una obra de arte realmente nuestra.