El minimalismo en el baño

Los cuartos de baño han sido una de las estancias de la casa que más cambios ha sufrido en las últimas décadas. Ha pasado de ser un lugar poco atendido, desde el punto de vista estético, ha tener mucho protagonismo e incluso ser decorado como si se tratase de un pequeño spa donde alejarnos del ruido y liberarnos de la tensión.

El estilo minimalista nos lleva a espacios diáfanos, monocromáticos y nada recargados en los que cuidarnos será un verdadero placer. De cara al nuevo año parece que esta corriente se reafirma, al igual que la sofisticación en los revestimientos cerámicos y los nuevos materiales para el baño como los suelos de madera y el papel vinílico para las paredes.



El color rojo ha ido ganando posiciones en el mundo del interiorismo. En la nueva colección de Mapini llega con fuerza al baño para aportar un toque de sofisticación y pasión. En lo referente al mobiliario se vuelve a apostar por las líneas rectas y los muebles con formas geométricas para aportar orden al mismo.



Además de los colores ácidos, los eternos clásicos como la madera y los tonos neutros siguen teniendo cabida en los espacios que buscan entornos más acogedores y relajantes. Todo apunta que las maderas más claras como el nogal, sustituyen al wengue que reino en nuestras casas hace un par de años.



Por último, la colección ¿Essence¿ de Roca nos transporta al minimalismo más puro. En el primer caso el blanco protagoniza toda la estancia llenándola de luz y amplitud. La segunda se mezcla con muebles rojos para romper un poco con la monotonía y buscar un punto de color dentro del baño. De nuevo observamos la ausencia de patas.