Como pintar las paredes del exterior

El estado de la superficie: asegúrate que la superficie a pintar está totalmente seca. Una pared nueva debe dejarse secar durante 1 año.



En casas antiguas debes localizar la posible existencia de zonas húmedas. En caso de haberlas, antes de empezar a pintar deberías resolver el problema derivado de un mal funcionamiento de instalación sanitaria (aguas), canalones o desagües.

La limpieza: la superficie a pintar debe estar limpia. Usando un limpiador de alta presión obtendrás un excelente resultado. Es muy importante que posteriormente dejes secar la pared durante una o dos semanas.

La condensación: debes tener en cuenta antes de empezar a pintar que la condensación procedente de edificio dificulta la adherencia de la pintura.

Las manchas (eflorescencia): la humedad puede disolver las sales minerales de los ladrillos (el salitre entre otras). En ese caso salen a la superficie las eflorescencias en forma de manchas blancas afeando las fachadas. Las puedes eliminar con un cepillo duro de nylon. Hecho esto aplica productos de fijación con una brocha ancha antes de pintar.

El musgo: cuando hayas limpiado la pared comprueba que no quede musgo. Si fuera así ráscalo para eliminarlo. Cuando lo hayas hecho y la pared esté seca aplica un producto antimusgo con una brocha o con la pistola de pintar. Déjalo actuar durante 24 h y después cepilla cuidadosamente la pared. Finalmente aplica un producto de fijación.