Relación entre los colores y la decoración


El color en la decoración es un elemento tan básico que, si está mal elegido o combinado, puede convertir una estancia en chirriante y desagradable. Mientras que una bien planteada elección de los colores, harán de esta un lugar confortable y agradable.



No sólo es importante realizar un planteamiento del color o colores que vestirán las paredes. Además, hay que ser consciente del tipo de muebles que irán en la estancia y realizar una inteligente combinación entre todos ellos.


El color en las paredes

Una estancia puede pintarse de un sólo color, o realizar la combinación de ambos, escogiendo una de las paredes pintándola de otro color, aí se crearán diferentes ambientes. Sin embargo, si se van a utilizar dos colores en una habitación, conviene tener en cuenta unos cuantos puntos:


  • A esa pared que irá en otro color se le está dando un papel destacado, por lo tanto, deberá ser una pared diferente o especial por algún motivo en concreto: soportará un cuadro bonito, será un rincón de lectura, es la pared del cabecero de la cama.
  • Algunos colores juntos pueden resultar cansinos. Si tomamos la paleta de colores nos encontramos con los colores primarios. Son los que no pueden obtenerse con la mezcla de otros tonos y son el rojo, el amarillo y el azul; y los colores secundarios, que sí se obtienen mezclando los primarios y son el verde, el naranja y violeta. Si se combinan dos paredes diferentes con colores primarios, a la larga resultará agotadora, y acabaremos odiando la estancia que tan interesante nos pareció en un principio.

Colores según estancias

Los colores nos transmiten sensaciones, nos pueden hacer vibrar, descansar, relajarnos o ponernos tensos. No obtendremos la misma sensación si entramos a una estancia pintada de negro que si llegamos a otra decorada de azul celeste. Por ello, es interesante plantear los colores según la estancia en la que irán ubicados.

En comedores o cocinas podemos jugar con los colores cálidos, que van del rojo al amarillo, mientras que conviene dejar los colores fríos: del azul al verde, para dormitorios y estancias en las que nos apetezca relajar la mente y el cuerpo.

 

Ideas para usar los colores

 
Si una casa es muy pequeña, existen ciertos trucos que pueden ayudar a que parezca más grande:
  • Los techos pintados de blanco darán sensación de más altos.
  • El color crema, amarillo, blanco, o la gama de los colores pastel darán sensación de amplitud. Los tonos claros darán luminosidad a una estancia y ayudarán a que parezca mayor. Sin embargo, un tono rojo, verde oscuro o marrón harán que el espacio parezca más pequeño.
  • No es aconsejable usar más de dos colores para decorar una estancia, convertirán la habitación en un lugar caótico y recargado.

Combinación de colores y muebles

Es conveniente, también, tener en cuenta el tipo de muebles que decorarán una habitación. Unos muebles rústicos no encajarán con una pared negra, que indica modernidad y sofisticación. A la inversa, unos muebles modernos chirriarán si se sitúan en un entorno cereza, un color que se utiliza para entornos rurales.

El blanco indica pureza y limpieza, es el color comodín. Si tus muebles son blancos, casarán perfectamente con cualquier color en la pared. También a la inversa, paredes blancas, están dispuestas a recibir muebles cálidos, modernos, rústicos, clásicos o audaces.

En cualquier caso, en cuestión de colores y decoración no hay ninguna regla inamovible. Sin embargo, un buen consejo final sería probar la paleta de colores sobre una pared virgen antes de gastar un dineral en botes de pintura. Las paletas cromáticas pueden engañar y siempre conviene realizar pruebas de color.