Habitaciones frescas para verano


Con la llegada del verano vienen las vacaciones para muchos, las excursiones a la playa y los inolvidables momentos de entretenimiento y diversión con la familia o con los amigos, pero, irrefrenablemente, con el verano también llega el calor, que puede terminar por ser una gran molestia si no tomamos las medidas para combatirlo.
fresco
Y cuando mencionamos esto, nos referimos especialmente al calor que se deposita en las habitaciones de nuestras casas, específicamente en nuestros dormitorios, donde muchas veces no podemos conciliar el sueño debido al calentamiento del ambiente y de cada uno de los elementos en él.
Se supone que nuestro dormitorio es un espacio en donde debemos contar con todas las condiciones propicias para conseguir el merecido descanso diario, razón por la que debemos tomar todas las precauciones del caso para tener una estancia fresca durante estas temporadas de calor.
Un ventilador en el techo o uno de pie puede ser una primera gran medida a tomar, pero teniendo en cuenta el no exponer demasiado el cuerpo a este, para evitar así daños a nuestro sistema respiratorio por la exposición prolongada.
Las cortinas que instales en el dormitorio deben ser de telas preferentemente claras, para conseguir que los rayos del sol se reflejen en ellos y no ingresen con contundencia a tu estancia.
Mantén ventilada tu habitación durante el día o mientras no te encuentres en ella, para lo cual deberás tener al menos una ventana y una puerta abierta para que el aire circule y refresque la habitación de manera constante.
Desenchufa todos los aparatos eléctricos de tu dormitorio mientras no los utilices, ya que cuando estos permanecen conectados generan una pequeña descarga de calor que se va depositando en tu cuarto logrando que el ambiente y el amoblado se calienten también.
Si puedes contar con un toldo exterior en la ventana de tu dormitorio evitaría que los rayos del sol incidan directamente sobre tu cuarto y evitaría el calor que genera su exposición.
Recuerda también que plantar árboles cerca de tu habitación puede proporcionar una reconfortante sombra a tu estancia, pero también ofrecerte la humedad de su organismo a favor de tu comodidad proporcionándote frescura.