Algunos consejos para que tengas tu oficina en casa

Nadie instala un espacio de trabajo, así, con todas las letras, sin antes haber meditado largamente sobre los pros y los contras de trabajar en casa. Otra cosa son los espacios espontáneos, surgidos del estudio, de la tarea que nos llevamos desde la oficina o de la necesidad de tener en orden nuestras cuentas. Pero acá se trata de generar un espacio profesional, y por eso les acercamos los consejos de Dash.



"Tu home office debería ser aquel espacio en la casa donde no te sientas obligado a trabajar, sino donde te dé gusto hacerlo", aclara de entrada Sergio Muchnik, alma máter de Dash. "Y en eso son cruciales desde el tamaño del escritorio, hasta la profundidad de los cajones, pasando por los colores de las paredes, la iluminación y la silla que elijas. Van unas recomendaciones puntuales:"

  • Tu mesa de trabajo debe estar de acuerdo con las medidas del cuarto y con el uso que le vas a dar. Se considera que, como mínimo, para el uso individual debe tener 1x 0,60m.
  • Mantener la mesa siempre ordenada da más ganas de usarla. Es importante que los cables no invadan el área superior de la mesa y si es posible, no estén a la vista. Es una buena idea que el escritorio tenga un panel de fondo al que se pueda acceder a través de una puertita. También se puede hacer una canaleta escondida en la parte inferior del tablero de trabajo.
  • El lugar de guardado este debe cumplir con la función de organizarte y ayudarte a encontrar rápidamente la documentación que necesites. Este punto, se resuelve con cajoneras de carpetas colgantes (ubicadas en los sectores bajos), biblioratos en estantes altos, puertitas categorizadas con títulos visibles o paneles deslizables, si el espacio es más reducido. En Dash elegimos el metal (tipo locker), que es fácil de limpiar y dura eternamente porque está pintada con pintura epoxi y también porque le da un toque moderno que queda muy canchero.
  • Si las dimensiones del cuarto lo permiten, armá un espacio de descanso con un sillón y una lámpara de lectura. Recordá que la relajación es fundamental para crear nuevas ideas y tener un área destinada a los "breaks" puede ser muy funcional a tu tarea.