Los colores para cada estación

Es momento de recoger los textiles más pesados y devolver la ligereza a la ropa de cama y a los complementos del salón. Colores suaves y vibrantes nos permiten hacer un cambio acorde a la estación del año que se avecina. 

Las telas se vuelven livianas sin perder un ápice de calidez, adaptándose a nuestras necesidades y dejando que leves pinceladas de color se desplieguen por los espacios.

Un delicado gris, en su gama piedra y perla, copa gran parte de las colecciones en las que el verde aguamarina o los azules más pálidos se entremezclan con rayas, topos y flores.

Margarita Jiménez, directora de mercadotecnia de Ka Internacional, indica que lo que más le gusta "es que la gente se inspire al ver nuestras propuestas con el objetivo de crear un ambiente nuevo en los hogares".

El arte de combinar

“Intentamos coordinar los tejidos de siempre con los últimos lanzamientos”, dice. Así, nada se transforma por completo y, en cada momento, sin embargo, aparece algo nuevo. Es el arte de combinar.

Para renovar, nada como la colección Trä y Neutrals en la que con tonos neutros marcados por ligeros toques de color se define un ambiente acogedor.

Urban Chic representa un estilo contemporáneo para estancias claras y limpias. Jiménez explica que "para espacios totalmente nuevos, llenos de luz, con un toque industrial y en definitiva  “rompedores”, nada como Loft -una de sus colecciones-". La experta también indica que las atmósferas clásicas y sofisticadas "están dibujadas en los diseños de las colecciones Carnet de Voyage y Autumn Paisley".

Aristocrático

Los cuadros escoceses se reinventan con la firma italiana C&C Milano, que se inspira en los patrones clásicos de la elegancia en la moda. Así, con los tejidos ‘jacquard’ son capaces de   crear una lluvia de grandes topos, o definir una nueva versión de la raya diplomática con su encanto aristocrático, en este caso para tapizados de sillones.

Los colores más clásicos como el blanco y el negro grafito, o el gris plomo, el verde salvia, marrón castaño, o un púrpura, que se desliza hacia el pruno, complementan mullidos cojines sobre los que reposar.

Los responsables de la firma transalpina indican que los colores vivos deben combinarse siempre en contraste, una modalidad que encaja a la perfección con el espíritu milanés y mantiene la consonancia con la elegancia anglosajona.

Laura Ashley se decanta por tonos naturales y monocromáticos para las piezas grandes, que se dibujan con delicadas flores o ramas sobre las que se posan ligeros pájaros que otorgan una nota armónica a los cojines y cortinas.

Rayados tonos hueso en sillones darwin y biplazas gloucester en arena, cierran un conjunto cálido y luminoso que se complementa con cortinas, de marcados pliegues en la zona superior, en tejido de algodón natural y con tenues estampados.

El verde oliva permite crear ambientes vivos e intensos que revitalizan un salón gracias a tejidos dalton y papeles pintados en lino con de hojas sutilmente plasmadas, e idénticas, a las que ilustran las cortinas, en tonos complementarios.

Los tonos amatista tienen un hueco en la colección Amazing Grace de Laura Ashley, moteados en tulipas de de lámparas, racimos de uvas con hojas doradas y brillantes sobre cortinas con doble pliegue, que crean un ambiente clásico en el que se mantiene una dulce sensación de sosiego.