Las paredes de la habitación infantil


Si hay un lugar apropiado para decorar las paredes con imaginación, alegría y sentido del humor, es el dormitorio de los niños. Actualmente tenemos a nuestro alcance innumerables soluciones: colores atrevidos, pintura de pizarra o imantada, papeles pintados, lamas de madera, vinilos, pegatinas, dibujos a mano alzada, telas, figuras de madera, paneles de plástico decorativos, etc.
Como ya sabemos, las paredes son el marco perfecto para plasmar las preferencias de nuestros hijos, y así motivarlos en los primeros años de aprendizaje. Actualmente las tendencias decorativas apuestan por dar carácter y personalidad a las paredes de su cuarto, eligiendo siempre una principal, y limitando el protagonismo de muebles y textiles.
El decorar las paredes con imaginación ayuda a mejorar y modificar la percepción del espacio, levantar el estado de ánimo y estimular la creatividad de los pequeños de la casa, además te permite reinventar la decoración de su dormitorio por poco dinero.
  • Los papeles pintados que ya son un clásico decorativo, tienen la ventaja de ser resistentes y lavables, por ello son perfectos para el cuarto infantil, solo bastará pasar un paño húmedo para borrar sus “travesuras”: dibujos o garabatos. Para una decoración armoniosa, coordínalo con los textiles.
  • Atrévete con el patchwork. Si quieres un revestimiento original, hazlo con paneles confeccionados con retales tensados sobre un bastidor (como el de los lienzos), o sobre una plancha de aglomerado fijada a la pared. También puedes decantarte por una alternativa más fácil, con papel pintado con este efecto o elaborarlo pegando trozos de papel estampado.
  • La pintura decorativa, en los dibujos o murales (según el tamaño) hechos a mano alzada o con plantillas son perfectos para personalizar una pared del dormitorio infantil. Puedes incluir el nombre de tu niño, para iniciarlo en el conocimiento de las letras, o añadir detalles en textil para conseguir un efecto más original.
  • Un mural de mapas. Forrar toda la pared con mapas (o con uno solo gigante) es una idea fantástica, para destacar el área de estudio de un niño, además de impactante y original. Si quieres ahorrar puedes aprovechar los mapas de un viejo atlas, así también tendrá un efecto vintage.
  • Pegatinas para crear “ilusiones”. Ya no tienes que recurrir a los trampantojos pintados, tan difíciles de encontrar y costosos, ahora puedes tener rincones diferentes, como una ventana que se abre noche y día hacia un jardín lleno de sol, juegos y niños; en el cuarto de juegos pueden crear un mini-campo de fútbol con una graciosa y original portería.