La adecuada iluminación de la biblioteca


bibliotecas07
Aquellos que tienen como pasión la lectura saben lo importante que es para ellos contar con una iluminación apropiada en las bibliotecas, las mismas que les van a permitir ubicar más fácilmente sus libros favoritos en cualquier momento, y en algunos casos, estas mismas luces son las que favorecen su lectura cuando junto a estos grandes muebles ubican un reposapiés y un cómodo sofá para leer.
Pero no solamente debemos considerar la iluminación de una biblioteca en función a estos fines, sino que recordemos que estos muebles se han llegado a convertir en un elemento decorativo clásico en muchos hogares, y que por ello, merecen la misma atención en su exhibición al igual que un cuadro o que una bella escultura de la sala.
Las luces halógenas son las que generalmente se adaptan mejor a estos requerimientos de iluminación en las bibliotecas, las mismas que pueden instalarse sobre unos pequeños rieles que corran de un lugar para otro buscando el sitio deseado para iluminar en ese momento.
Igualmente, se pueden fijar algunas lámparas sobre los mismos estantes de la biblioteca para que puedan alumbrar hacia ella y en el caso de desear su cambio de ubicación, ésta se pueda realizar gracias a un fácil sistema de ajuste movible que permite trasladarlas y fijarlas firmemente de un lugar a otro.
Una opción más conocida de iluminación es la que se consigue con las grandes lámparas de pie, que a su vez van a servir en muchos casos para iluminar también la lectura en un confortable sillón.
Por último, tenemos las luces que alumbran directamente hacia el objetivo, es decir, que pueden estar fijadas como lámparas de pared o en el techo y que dirigen sus haces de luz hacia la biblioteca, convirtiéndola de esta manera en un gran objeto decorativo.