Consejos para el cuadro principal de la sala


Al ingresar a una casa, la primera impresión que recibimos de una arquitectura tradicional, es la sala y toda su carga decorativa, la que de alguna manera nos va a decir desde la entrada el tipo de diseño y estilo de esa vivienda.
n8092184980_297479_8638
Pero si analizamos bien la ambientación de esta estancia, debemos reconocer que son dos o tres los elementos que marcan la impresión de los visitantes.
El primero es el sofá principal, el mismo es parte de un juego de muebles conformado también pormesas centrales, laterales y hasta sillas en algunos casos. Otro elemento resaltante es el color de las paredes, y en tercer lugar, pero no por ello menos importante, el cuadro que adorna la pared central de esa habitación.
n8092184980_298385_6346
Por lo tanto, se comprenderá la enorme importancia que tiene el saber elegir adecuadamente este ornamento, para lo cual se deben tener en cuenta algunos aspectos importantes para la decisión que se tome.
Si la habitación es grande el cuadro también debe serlo, y su ubicación debe estar completamente centrada en relación a la superficie que lo acoge. Por el contrario, si la sala es pequeña se pueden colocar algunos de menor tamaño conformando un todo armónico que encaje con toda la decoración.
n8092184980_300448_7276
El marco del cuadro principal debe estar en completa concordancia con el material de los muebles, y si éstos son de madera, el marco también debe serlo y del mismo color que el amoblado.
El motivo o dibujo dentro de él también debe estar acorde con la vivienda, con el estilo de la casa, de los muebles o de la personalidad que la familia proyecta, y también podría tener un contraste interesante de color con el resto de la habitación.
Por lo general, el cuadro casi siempre se ubica en la pared tras el sofá principal de la sala y no debe ser más ancho que el mueble, por lo que debemos tener conservar la armonía del espacio y de la habitación.