Como decorar con estilo y poco dinero (III Parte)


Las telas, al igual que las pinturas, cubren una cantidad de errores y pueden cambiar toda una habitación. También permiten cambiar el carácter de tu decoración en cada estación.

Utiliza un diseño de chintz con flores para los almohadones de las sillas de mimbre en verano y cambia a un escocés negro y rojo para el invierno. Como no se precisa mucha tela para los almohadones, es posible que consigas retazos en la tienda. Si no sabes coser, un tapicero puede coser las fundas a un costo razonable.
Para las sillas viejas, piensa en colocar fundas nuevas: le dan un aspecto totalmente nuevo a sólo una fracción del precio.
No precisas telas caras para crear un aspecto lujoso. El truco para usar las telas económicas con efectividad consiste en usar grandes cantidades. En vez de colocar una falda en la mesa redonda, coloca tres: una maxi, una midi y una mini. Las capas transmiten sensación de lujo.
Para lograr un aspecto monocromático, utiliza una tela de colores sólidos que combine con las paredes -quizás un verde espuma de mar, un gris paloma, un color camello o un amarillo cremoso- para las fundas, las faldas de las mesas y los cortinados. En lugar de diseños, escoge telas con textura, para aumentar el atractivo visual y las cualidades táctiles.
La mezcla de diseños de telas y colores es tramposa, por supuesto, pero puedes mejorar las probabilidades de combinarlos con éxito, comenzando con un estampado de cachemir o de flores, agregando rayas o cuadros, para luego agregar un color sólido.
Fíjate en las habitaciones de las revistas y los libros de decoración y verás que, en la mayoría, reinan tres colores en proporciones reducidas; por ejemplo: mucho azul, un poco menos de blanco y apenas una pizca de amarillo para adornar. Es una formula confiable que sirve para cualquier combinación de colores.
La repetición crea continuidad. Cose las almohadas de la misma tela de las cortinas; recorta el mismo fleco en las cortinas y en las almohadas.
Hablemos de tamaños, ¿buscas abundancia? Puedes llenar una habitación con muebles y accesorios -una propuesta cara- o puedes comprar menos artículos de mayor tamaño. Despilfarra dinero en un elemento central y no deberás gastar tanto en los elementos a su alrededor.
Por ejemplo, intenta con un espejo grande en lugar de varios pequeños. Piensa en colocar un armario grande que puedas ver todos los días en lugar de cuatro mesas pequeñas que pasan inadvertidas.
En un sillón común y corriente, es mejor que coloques dos almohadones de 24 x 24 pulgadas en vez de seis almohadones pequeños, ya que los primeros cambian el perfil y la personalidad del sillón de manera radical.