Zona de trabajo en tu dormitorio


Integrar un espacio de trabajo en tu dormitorio es una muy buena idea si tenemos en cuenta que este ambiente de la casa es personal y privado, por lo que puedes permanecer en él a salvo del movimiento habitual de una vivienda en la que habitan varias personas, y así dedicarte a estas tareas con la tranquilidad necesaria.
zonatrabajodormitorio
Para habilitar una zona de trabajo en tu habitación debes tener en cuenta que el espacio mínimo para que éste sea cómodo es de 4 metros cuadrados, un espacio menor puede crear una sensación de agobio, muy negativa en estos casos.
Una buena alternativa para pocos metros es tener una balda o estantería como mesa. Incluye siempre un espacio para almacenar papeles, libros y documentos de tal manera que no se acumulen creando desorden. El almacenaje en vertical tiene la ventaja de no restar metros, una cajonera que puedas guardar bajo la mesa es un elemento imprescindible, te ayuda a ahorrar espacio.
Una mesa bandeja plegable o una mesa pequeña con ruedas, puede ser un mueble auxiliar muy útil cuando necesites una zona extra de apoyo y el escritorio resulte insuficiente.
Las técnicas de decoración de las que hemos hablado en múltiples ocasiones te ayudarán a integrar más y mejor estos ambientes: elige los mismos materiales para el mobiliario, emplea los mismos estampados y colores en cojines, lámparas y demás complementos.
Recuerda que en espacios compartidos de este tipo es importante que la iluminación de la zona de trabajo no resulte molesta para la zona de la cama. Puedes optar por lámparas de distintas formas y niveles de luz para cada espacio, de esta forma tendrás puntos de luz extra tanto para tu área de descanso, como para tu lugar de trabajo.