Remodelando tu casa (I Parte)

Una forma práctica de remodelar el exterior de tu casa sin invertir demasiado es pintar. La madera es un material recurrente que puedes renovar pintando, siempre y cuando lo hagas como todo un profesional. Para lograr el efecto deseado hay cuatro sencillas reglas que todos los pintores experimentados utilizan.



Aquí están las cuatro reglas que cumplen a cabalidad los experimentados pintores, para dejar tu casa como nueva:

1. Dedica tiempo a preparar adecuadamente la superficie

Según asegura Debbie Zimmer, vocera del Instituto de Calidad de la Pintura (Paint Quality Institute), este es el aspecto que pasan por alto los pintores inexpertos. "Es importante luchar contra las ganas de comenzar a pintar lo antes posible. Incluso las mejores pinturas fracasan si se aplican a una superficie que no se ha preparado debidamente", dice la experta.

Antes de comenzar a pintar, limpia cuidadosamente la superficie, ya sea con un equipo de limpieza a presión alquilado, o con un cepillo de empuñadura larga, agua y jabón.

Una vez hecho esto, retira cualquier fragmento suelto de pintura, raspando o utilizando un cepillo de alambre. Luego, lija los bordes ásperos de la pintura vieja, así como aquellas áreas donde la pintura ha quedado brillante.

Finalmente, limpia el polvo y las partículas que pudieran haber dejado la lija y el raspado. Luego, lija y aplica parejo en cualquier área donde haya quedado descubierta la madera.