Los relojes para la decoración del hogar

El reloj del celular no lo es todo. Aunque son legión los que se apoyan en él para saber qué hora es, en decoración los relojes de pared están de plena actualidad. Quizá no tengan un porte tan exclusivo como antes, pero han ganado en funcionalidad.

Los antiguos relojes de cuco continúan siendo una opción clásica, aunque sus diseños se han renovado. Ya puedes presumir del reloj de la abuela, aunque lo acabes de comprar. 

Si lo que quieres conservar es el estilo, basta con mantener un mínimo  apunte de las formas. La decoración, en estos momentos, opta por diseños más modernos, metalizados y con color.

La cocina y el comedor han sido siempre los lugares emblemáticos donde ubicar el paso del tiempo en el hogar y siguen siéndolo, pero se abre una puerta a la imaginación y en entradas, pasillos, baños, dormitorios, o incluso en el garage, podemos encontrar un reloj de pared.

Horas divertidas

Joan Martí, de la firma Arti & Mestieri, señala que lo poco convencional es lo que atrae a los clientes que se decantan por su firma.

Pocas esferas convencionales, se ven entre la colección de estos diseños italianos en los que dar a conocer la hora se convierte en una excusa para un diseño que nos recuerda a las pinturas de Dalí, y entre los que se encuentran también, sartenes, gatos, buhos o ranas para las habitaciones infantiles

“Es un tipo de diseño que se adapta a la perfección entre el mobiliario clásico y el moderno”, dice Martí. Y confiesa que lo que la firma busca es “provocar la sonrisa de quien contempla una de estas obras y también la sorpresa. Son diseños divertidos”.

Negro, oro, marrones o grises. “Intentamos hacer de un objeto cotidiano como es el reloj un elemento decorativo diferente”. Las sartenes y las tazas para la pared de la cocina dicen mucho de ello. 

Pese a lo que pueda parecer los diseños en negro “no ofrecen una imagen fría”. 

Hasta en la cocina

Romain Fernandes, jefe de ventas para Europa de Comptoir de Famille, cuenta que la nueva colección para primavera-verano 2011 se inspira en la naturaleza.   

El lema de esta firma francesa es que los recuerdos de familia, son los que crean y aportan algo nuevo a las casas de hoy. De ahí que sus propuestas estén basadas en diseños con un toque provenzal de cocinas campestres, que la que se combina lo actual con lo más clásico, como los relojes de esfera redonda, sobre amplios ventanales, encastados en madera.

Fernandes indica que los relojes de cocina siguen “teniendo una utilidad real, pero se han convertido en un elemento más de la decoración. No están pasados de moda”.

El ambiente rústico también queda atrapado en los diseños de la Jolipa. En los que predominan las esferas, limpias, blancas, con decapados en madera o piedra.

En la cocina para vigilar el tiempo de los guisos y el tiempo de cocción de la olla, las opciones son variadas y se alejan de la atención constante al minutero.

Divertidos y diminutos relojes en forma de tomates, hamburguesas, pirindolas o huevos; metalizados o con tonos chillones, lo cierto es que una vez colocados se puede olvidar, porque un dispositivo ensordecedor le avisará de que ya ha llegado el momento de retirar la cocción del fuego.