Algunos tipos de tejidos naturales usados en la decoración



Como sus fibras son largas,  el tejido queda muy apretado formando una superficie compacta. Las lisas son  bastante suaves, por lo que resultan ideales para dormitorios. El material en su estado puro tiene un ligero brillo plateado que realza aún más su color natural y, como acepta muy bien los tintes, las hay de diferentes colores. Inconveniente: No soporta el sol directo.
Junco o seagrass:
De color ligeramente verdoso, se caracteriza porque si se moja en agua es absorbida inmediatamente sin dejar manchas ni modificar el aspecto o tonalidad de la alfombra. Algunos fabricantes la tejen con hilos de colores de otras fibras para conseguir diferentes efectos en el producto final.
Pueden colocarse en todos los ambientes ya que,  al tejerse cuando el material todavía está flexible,  se adaptan muy bien a cualquier entorno y estructura. Aunque es muy importante que haya ciertos niveles de humedad para que no se rompa ya que  si se seca se hace quebradiza. En climas muy secos es aconsejable colocar un humidificador.
 
Ábaca:

También llamado cáñamo de Manila, es una fibra resistente que también se utiliza para hacer telas muy finas. De color claro y brillo nacarado suele tejerse en tramas gruesas. Puede instalarse tanto en salones como en dormitorios.
Bambú:
Las alfombras hechas con este material están confeccionadas a base de pequeñas tablas teñidas en tonos naturales, marfil casi blanco o de negro con base de fieltro. Son muy resistentes y decorativas.
Papel:
Las primeras alfombras de este material fueron creadas en Finlandia hace unos años sobre una urdimbre de algodón y trama de papel. Por lo general aparece en tonos naturales. Es un producto que no ataca al medio ambiente y posee la misma resistencia que la madera, aunque no soporta la humedad.
Los fabricantes suelen aconsejar poner debajo rejillas antideslizantes, especialmente si se sitúan en zonas de mucho paso y si hay niños o personas mayores en el hogar. Están pensadas y diseñadas para ser situadas en cualquier zona de la casa.
Yute:
Quizá sea uno de los materiales más sofisticados y del que más variedad de tonos exista. Pero no es recomendable para climas húmedos.