La iluminación de los cuadros y librería


La iluminación de cuadros y librerías no es tán simple como colocar focos halógenos y orientarlos hacia ellos. La finalidad es resaltar tus obras de arte, por lo que debes saber cuál es el tipo de luz adecuado y la forma correcta de ubicarla para cada tipo de cuadro o librero.
iluminarcuadroslibros1.jpg
iluminarcuadroslibros2.jpg
  • Para que el objeto destaque es necesaria un luz que acentúe. La luz general del ambiente debe guardar relación con el halógeno que alumbre el cuadro o la librería, lo que quiere decir que si esta luz general es demasiado intensa se debe reforzar la iluminación específica del objeto.
  • Resulta interesante destacar la textura de la superficie, esto se logra con una luz direccional.
  • Si la obra de arte o la librería tiene un cristal que la protege, ten cuidado con la luz que se refleja en el ya que puede crear un efecto espejo, en este caso es mejor emplear una iluminación indirecta.
  • Los cuadros aislados deben iluminarse directamente. Si se trata de grupos de cuadros, estos deben iluminarse como un todo, nunca por separado.
  • Los rieles de focos que utilizas para iluminar los cuadros deben ocupar el mismo espacio que estos, para conseguir una iluminación total.
  • Las librerías pueden iluminarse desde el interior, con halógenos empotrados, los que puedes direccionar para un alumbrado total que llegue a todos los rincones. También puedes iluminarlas desde el exterior con un riel de focos.
  • Debes tener cuidado con el calor que emite el foco, este puede dañar el objeto, ocasionando cambios de color.