Consejos para una decoración cálida para tu oficina

Al poner nuestra mente en la decoración de la oficina, casi siempre nos movemos entre las alternativas más clásicas para ello, lo cual supone generalmente la ambientación de espacios bastante rígidos y fríos, pues solamente se ve en estas áreas el propósito principal de su establecimiento.
Pero como todo cambia, hoy en día las tendencias decorativas para los lugares de trabajo tienen bastante más interés de parte de los especialistas en decoración, que han convertido las oficinas en verdaderos escenarios laborales, en donde el principal logro es dotar a quienes se desenvuelven en ella, de un ambiente especial e innovador que les va a permitir aumentar su eficiencia en el trabajo.
Contrario a los que muchos piensan hasta ahora, es decir, que para lograr una mejor eficiencia se deben separar ampliamente el trabajo de nuestro habitat en casa para conseguir un mejor espíritu laboral alejado de la comodidad del hogar.
ofi1
Pero la experiencia ha demostrado totalmente lo contrario, es decir, que debido a las altas exigencias laborales y a la gran competitividad exigente en este nuevo mundo globalizado, lo más atinado es dotar a los trabajadores de condiciones confortables para aumentar su productividad. Cada elemento utilizado en decorar la oficina la puede convertir en un ambiente bastante más cálido y propicio para un mejor desempeño.
Por ello, es que se aconseja el uso de colores claros en ella, de preferencia el color pastel para conseguir una mejor iluminación del ambiente, un espacio más grato y el descanso que requiere la vista.
ofi2
En cuanto a la luz que debe primar en la estancia, ésta debe ser natural y solamente complementarse con la artificial en casos muy necesarios o debido a la hora.
La ambientación debe tener un lenguaje hogareño y cómodo, pero sin dejar de lado las zonas específicamente dirigidas al rubro en el cual se labora en esa oficina.
El cubículo personal debe estar ambientado con aquello que mejor ánimo puede proveer a los trabajadores, y las condiciones del aire y demás comodidades básicas deben estar plenamente atendidas.
Los muebles deben ser frescos, para lo cual puedes echar mano a la madera ligera, al cristal, al acero o al aluminio. Por último, no te olvides de usar plantas y ‘naturaleza’ para ambientar los espacios del lugar de trabajo.