Consejos para la decoración de una habitación juvenil compartida

11habitacioncompartida1.jpg
Las tendencias en decoración se renuevan constantemente. Más tratándose de áreas con carácter moderno como el dormitorio juvenil. Y si es compartido, hay que conjugar especialmente los detalles para equilibrar los estilos de quienes lo habitan.Normalmente, se recurre a las habitaciones compartidas cuando la casa es pequeña o no hay lugar disponible para instalar un dormitorio adicional. Al interior del cuarto se suele presentar una situación similar, por lo que los jóvenes pueden sentirse aún más incómodos si intuyen que no se respeta su privacidad.
No obstante, se puede aprovechar su ánimo integrador y presto a las novedades para explorar un diseño conjunto que satisfaga a cada parte y les permita redescubrir sus preferenciasindividuales. Entonces, ¡manos a la obra!
El primer problema a resolver es el del tamaño. Por ello hay que colocar detrás o al costado de las camas -que son el rincón personal de cada ocupante- un par de lámparas y contraponerlas a la ventana para obtener mayor difusión de la luz y generar la sensación de amplitud.
A propósito de las camas, se puede optar por la distribución clásica de camas simétricas. O para imprimirle un aire más lúdico a la decoración y ahorrar unos cuantos metros cuadrados (que cae perfecto en estos casos), también se puede utilizar el camarote. Solo que en vez de estar un colchón debajo del otro, estén de costado.
Los toques personales entrarán en juego al momento de poner los cubrecamas y las repisasenganchadas a la pared con los objetos propios de cada chico(a), incluyendo los infaltables posters. Por ello es preferible emplear colores claros y combinables con varios tonos en el suelo y paredes para que luzca juvenil pero sin verse recargado.
En adición, siempre hay que contemplar la posibilidad de tener dos escritorios en posiciones distintas para evitar que los ocupantes se sientan invadidos por las cosas del otro. Un buen truco es anclar tableros desarmables al resguardo de la cama superior para convertirla en escritorio portátil y hacer lo propio con el clóset.