Consejos para guardar la ropa de invierno

armario2.jpg
La temporada veraniega está cada vez más cerca de nosotros. Llegó la hora de comenzar a reemplazar las casacas, chompas, bufandas y abrigos por prendas más ligeras. Es necesario tener en cuenta ciertas recomendaciones para almacenar de manera ordenada y correcta la ropa invernal – que por obvias razones ocupa mayor espacio – para que nuestro ropero no se convierta en un caos y, por supuesto, para evitar que la humedad y el tiempo no deteriore aquello que no va a ser utilizado en tiempos de calor.
Es necesario disponer de un espacio específico en el perchero para las prendas largas como vestidos, abrigos, etc., que deben ser abotonados para evitar que se deformen. Asimismo, si su armario   cuenta con zapatería y parte alta, organice bien los calzados y accesorios que no ha de usar y pongalos a buen recaudo, previamente lavados para evitar que los malos olores invadan su habitación.
La ropa que vaya a dejar guardada debe estar bien lavada y doblada, así como los cierres y botones cerrados, para garantizar que se conserven en buen estado. Al momento de lavar las prendas que van a ser almacenadas, los expertos aseguran que es conveniente no utilizar grandes cantidades de detergente o lejía, y recomiendan el uso de deshumedecedores y protectores, desde fundas de plástico para las prendas más sensibles hasta los anti-polillas.