Consejos para cuidar una alfombra persa

7alfombrapersa.jpg
El gran reto de la decoración es combinar funcionalidad con estética. Y uno de los accesorios que mejor reúnen estas características son las alfombras persas, tradicionalmente admiradas por la elegancia de sus colores y diseños.

Precisamente por esa sofisticación, dichos accesorios requieren de un cuidado especial para que puedan tener un largo tiempo deduración. Porque tienen tal resistencia que pueden pasar de generación en generación con la misma calidad, claro que siguiendo las pautas básicas de mantenimiento.
No sólo se trata de limpiar inmediatamente la alfombra con un papel absorbente cuando le ha caído algún líquido, sino de realizar untratamiento periódico de conservación tanto en la parte externa como en la cara dorsal.
Lo más aconsejable para prolongar la vida de una alfombra persa es colocar debajo un tapete que la proteja de la suciedad y las arrugas, además de permitirle “respirar” del duro contacto con el suelo.
Así mismo, hay que pasarle el cepillo (por adelante y atrás) para eliminar la acumulación de polvo y evitar los nidos de polillas. Eso sí, en dirección de las cerdas para no causar desprendimientos que a la larga formen huecos o desniveles en su superficie.
Ya que el constante tránsito debilita la textura, conviene rotar la alfombra de lugar al menos cada seis meses, de preferencia a lugares donde no llegue la luz solar. Y si no la vamos a usar en un buen tiempo, hay que enrollarla como un cilindro, cubrirla con un papel ligero y guardarla en un lugar fresco y seco.