Algunos consejos para las escaleras de tu hogar

8barandaescalera1.jpgPara cualquier casa con más de una planta, las escaleras constituyen el elemento de comunicación entre los pisos. Por ello es fundamental escoger los materiales y diseño que mejor se acoplen a nuestro estilo de decoración.

Como el decorado tiene que ser funcional, no puede dejarse de lado el aspecto de seguridad, considerando que los escalones son uno de los lugares donde ocurre la mayor cantidad de accidentes domésticos.
He allí la importancia de afianzar la base de los escalones con barandas resistentes y que aporten a la iluminación del espacio, dada la sensación de que el espacio ocupado por las escaleras le resta amplitud al conjunto.
De todos los materiales que se utilizan en la construcción de barandas, el que posee mayor resistencia y fijación -además de ser muy sencillo de forjar e instalar- es el metal. Basta con unos barrotes y pasamanos para darle un aire elegante y de paso evitar peligrosas caídas.
No obstante, la falta de mantenimiento de una baranda de metal se suele notar más que en el resto de materiales, sobre todo cuando la pintura empieza a descascararse y deja la superficie expuesta a las oxidaciones. Lo más recomendable es darle cada cierto tiempo (en un periodo aproximado de un año) una nueva mano de pintura.
El proceso de pintado debe iniciarse lijando la baranda hasta que no quede ningún residuo del relieve. Una vez que la superficie está completamente lisa, se pasa una capa de minio o plomo rojo para prevenir que se oxide.
Después de unas horas de secado, se aplica la pintura del color elegido en textura esmaltada o de lo contrario, una tonalidad mate y luego una capa de barniz para levantar el brillo y proteger el acabado.