Consejos para poner tu propia oficina en casa

8.oficina_casa.jpg
¿A quién le gusta pelearse con el tráfico diariamente para poder llegar a su centro de trabajo si puede hacerlo desde casa?

Afortunadamente para las personas con empleo independiente o un sistema flexible, no hay que preocuparse por las cuestiones de movilidad. Pero sí por tener un agradable ambiente que les permita desempeñarse óptimamente. Y qué mejor que decorarlode acuerdo a sus necesidades laborales y estilo personal.
Lo primero es marcar distancia entre el espacio doméstico y el de nuestra oficina. Y para ello hay que acondicionar un área específica que permita dejar de lado los problemas de la casa en durante el tiempo destinado al trabajo.
Para ello, lo más recomendable es que la habitación esté lo más cerca de la sala (que también puede funcionar como la recepción) o de la parte delantera de la casa y cuya puerta permita bloquear los ruidos externos.
No obstante, el lugar depende de sus necesidades y del espacio disponible. Sea cual sea, la clave es respetar la delimitación empleo-hogar para no desviar la concentración de nuestro negocio.
En cuanto al mobiliario, es imprescindible contar con un escritorio, un par de sillas y un estante donde colocar los archivos y otros utensilios de oficina. Y por supuesto, hay que ubicar estratégicamente la computadora (de preferencia en el mismo escritorio) y un telefax. Adicionalmente, se puede incluir una impresora y scanner y hasta una fotocopiadora para ahorrar tiempo en adquirir y enviar la información.
No olvidemos darle nuestro toque de estética a este lugar, pintando las paredes y muebles concolores que le den amplitud y colocando elementos que impriman calidez y alegría como cuadros, fotografías y una planta para espacios cerrados. Lo ideal es que si alguien nos visita pueda identificar la decoración y construir una imagen de marca de nuestro trabajo.