Como es una casa inteligente?

¿Se imaginan tener una casa que haga las labores domésticas por sí sola y que incluya su propio sistema de sistema de seguridad, ventilación y alumbrado?
Esta joyita que parece sacada de un cuento de hadas tecnológico o de una película de ciencia ficción hollywodense existe en la realidad. Y aunque por ahora solo puedan acceder a ella los más afortunados económicamente, no está de más conocer las ventajas que una vivienda inteligente puede aportar a nuestra rutina casera.

El quid del asunto reside en la domótica, que aunque parezca una extraña palabrita, viene de la raíz “domo”, que significa “casa” en latín, y se ocupa del control de los aparatos electrodomésticos a larga distancia.
Para que todo funcione a la perfección, se conectan las instalaciones al sistema de una empresa de vigilancia que se encarga de rastrear hasta el más fino movimiento y de dar el aviso correspondiente a las autoridades en caso de sospecha.
Pero al interior la casa también cuenta con sus propios detectores, los cuales vienen con unaalarma que se acciona al identificar escapes de gas y la presencia de fuego y humo por un posible incendio.
Además contribuye al ahorro de energía con luces programadas automáticamente para prenderse o apagarse según el nivel de luz natural que exista en el ambiente. Y su calefacción se gradúa por sí sola de acuerdo a la temperatura de las habitaciones.
Por si fuera poco, no hay necesidad de barrer pisos o regar el jardín, ya que posee unas rendijas que detectan el polvo y lo aspiran, así como aspersores que distribuyen el agua según la temperatura dictada por un aparato metereológico instalado en el techo.
Para hacernos la vida aún más sencilla (y envidiable), basta con un solo botón paraencender la luz, el televisor y la terma antes de levantarnos. Y si queremos preparar un ambiente especial antes de llegar a casa, podemos programarlo todo desde el punto donde nos encontremos. Suena bien, ¿no?