Los textiles en invierno, como guardarlos

Cuando llega el cambio de estación de invierno a primavera, viene con él la tarea de guardar todos los complementos textiles como mantas, edredones, plaids, etc., que forman la llamada ropa de cama. En ese momento aprovechamos para limpiarlos y almacenarlos hasta el momento en que vuelvan a ser utilizados.
ropadecama.jpg
Para que estos se conserven optimamente, te vamos a informar acerca de qué es lo que debes hacer para que, cuando vuelva el invierno, te los encuentres intactos y en las mejores condiciones:
  • Antes que nada, sería recomendable que dispongas de simples sacos de algodón, que puedes confeccionar tú misma, para almacenar la ropa de cama.
  • Las mantas de lana deben lavarse en seco por motivos de comodidad, pero si deseas lavarlas tu misma ten en cuenta que las lavadoras no tienen casi siempre la capacidad para este tipo de prendas. Entonces la única alternativa es hacerlo en la bañera con un detergente suave y dejarlas remojar por dos horas aproximadamente. Acláralas con ayuda de la ducha y espera media hora más. Esta vez el remojo debe ser con agua fría y suavizante. Para secarlas, escúrrelas previamente y tiéndelas.
  • Si consideras que tus mantas están limpias no es necesario que las laves nuevamente para guardarlas, simplemente aspíralas meticulosamente por ambos lados para eliminar todo rastro de polvo.
  • Al momento de guardarlas no te olvides de meter en la funda un antipolillas y un saquito o bola perfumada.
  • Para los edredones puedes seguir el mismo procedimiento que con las mantas, tanto de limpieza como de almacenaje.
Recuerda que es muy importante la limpieza y la eliminación de polvo para prevenir los ácaros. Si sigues estos útiles tips, tu ropa de cama llegará en buenas condiciones para que sea utilizada nuevamente.