Los suelos laminados en la decoración


Para los que están pensando en cambiar los suelos de su casa sin gastar demasiado dinero y de una forma práctica, el pavimento laminado puede ser una excelente elección.
Los suelos laminados tienen apariencia de madera, pero en realidad son sintéticos. Lamas, piezas cuadradas, rectangulares, etc., reproducen a la perfección los tonos y variaciones de la madera.
Para la instalación no es necesario retirar el pavimento anterior, se coloca encima de este sin ningún problema. Las piezas van encoladas o se encajan por machihembrado y listo, no hay que pulir ni barnizar como se hace con la madera. Se debe tener especial atención al momento de unir las piezas para evitar separaciones por donde se pueda filtrar el agua.
El pavimento laminado es bastante resistente, la superficie está sellada sin poros por lo que no permite el paso de líquidos ni del polvo, evitando las manchas. Tienen un tratamiento especial que hace que el color no se altere con el sol.
Existen variados colores y acabados en el mercado, por lo que puedes elegir el que más te guste y el que mejor se adapte a la decoración de tu hogar.