Consejos para mantener un dormitorio agradable

La habitación de la casa donde pasamos más horas al día es nuestro dormitorio ya que este espacio acoge nuestras horas de sueño y descanso. En algunas ocasiones hasta pasamos tiempo de trabajo y/o estudio si es que hemos acondicionado un espacio dentro de él para una mesa escritorio.
limpdormitorio.jpg
Con el fín de mantenerlo siempre impecable he seleccionado estos prácticos tips que ayudaran a tener siempre a punto tu dormitorio:
  • Las pantallas de tela, tanto de techo como de mesa, son habituales en los dormitorios, para limpiarlas sírvete del aspirador y pasa la boquilla pequeña para quitar el polvo. Si tuvieran manchas y la pantalla no es lavable usa espuma seca para tapices y empléala de la siguiente manera: Cepíllalas en sentido opuesto y luego en el sentido normal. Si se pueden lavar, utiliza una mezcla de agua, jabón y amoniáco, humedece un cepillo en ella y pásalo; enjuaga y seca con un secador de pelo.
  • Los cabeceros tapizados están muy de moda, pero así como son muy decorativos también son bastante delicados. Para eliminar las marcas de roces emplea una mezcla de agua oxigenada diluida en agua. Si puedes retirar la funda, lávalo y déjalo secar al aire libre muy bien estirado. Si utilizas la secadora puedes correr el riesgo de que se encoja.
  • Para que en el interior de los armarios no se acumule el polvo y tengan un olor agradable, limpiálos con un paño humedecido con jabón suave y a continuación pasa un paño seco. El alcohol de romero les da un buen aroma así que puedes frotarlo en el interior. Recuerda que es fundamental ventilarlos a menudo para evitar que acumulen humedad.
  • El colchón debe ventilarse diariamente. Solo basta con 10 minutos para que respire. Aspíralo por ambas caras una vez al mes para quitar el polvo. Si tiene alguna mancha limpiala con un paño húmedo y jabón suave, pero siempre teniendo cuidado que el agua no entre en contacto con el relleno. Para su mejor mantenimiento es conveniente que una vez al año lo ventiles completamente poniéndolo de pie y dejándolo cerca de una ventana abierta por espacio de 12 horas.
El objetivo es tener una habitación limpia donde se respire aire fresco y puro. Y como puedes apreciar la limpieza de ella es de lo más sencilla, solo te requerirá unos cuantos minutos diarios, la clave está en la constancia y el mantenimiento.