Consejos para la entrada de la casa

En casas o departamentos con una entrada angosta tenemos muchas veces el problema de cómo organizar el espacio.
Primero que nada, para crear la ilusión de una entrada más grande se recomienda colocar un espejo. Si hay una ventana superior por la cual ingrese luz natural que se refleje en el espejo mucho mejor. Debajo del espejo se puede colocar un pequeño mueble de entrada que servirá para colocar la correspondencia, las llaves, una lámpara o hasta una pequeña planta.
En segundo lugar, debemos considerar qué pasa con los zapatos y abrigos. En muchos hogares existe la costumbre de dejar los zapatos sucios de la calle en la entrada y cambiarlos por unas pantuflas de casa. Del mismo modo, algunas personas gustan de dejar el abrigo y el maletín o la mochila en la entrada y así dirigirse hacia sus habitaciones libres de bultos. Algunas casas tienen en la entrada un pequeño closet ideal para estas costumbres; sin embargo, muchos otros hogares carecen de uno.
Para ellos la solución sería un organizador de zapatos en el que cada miembro de la familia pueda dejar por lo menos 2 pares. Igualmente existen colgadores que se pueden instalar en la pared para los abrigos, carteras y mochilas. Si hay suficiente espacio puede optarse por un perchero de madera a la antigua. Quedan muy bien y son muy prácticos por la cantidad de artículos que se pueden colgar al mismo tiempo logrando mantener el orden.
Una canasta o un pequeño mueble revistero completa la decoración de la entrada. Ya sea en mimbre, madera o acero resulta muy útil para evitar que las cosas queden fuera de su sitio. Si se desea mantener un aire verde, un arbusto de ficus queda genial.