Chimeneas de alto estilo para la temporada fria


Cualquier ambiente y lugar es apto para albergar el calor de una chimenea. Un valor en alza en la decoración actual y no sólo de viviendas situadas en plena naturaleza.

El ambiente acogedor que recrean las chimeneas, unido a su avanzado diseño actual y a su capacidad ecológica, ha convertido a este sistema de calefacción en el ideal también para una vivienda urbana.

Son elementos de rabiosa actualidad que aportan un ambiente y un entorno de bienestar ideal para disfrutarlo con los seres más cercanos. Los encuentros frente a la chimenea generan un clima de entendimiento y charla distendida.

Una copa de vino después de trabajar al calor del fuego propicia siempre una conversación más relajada. El fulgor de las llamas y su dibujo constituyen un perfecto efecto calmante.

Buena compañera para las tardes de invierno en soledad, para propiciar la reflexión y acercarse a la lectura frente al calor que desprende. 

La temperatura que genera y los cristales protectores panorámicos que permiten ver sus llamas con toda nitidez, son clave para decidirse por una. 

Seguridad y calidez

Un estudio dirigido por el Instituto Ernest Dichter en Frankfurt (Alemania), demostró que se esconden una gran  cantidad de conceptos abstractos en la mente de quien decide colocar una chimenea en casa, entre los que se incluyen la sensación de seguridad, de protección, de calidez, y en definitiva, el sentimiento de sentirse en un hogar

El estudio señala que, tanto en Europa como en Estados Unidos, las chimeneas evocan tranquilidad, confort y buenos recuerdos. Recuerdan a la familia, a los valores tradicionales, a reminiscencias del pasado. Todos los entrevistados coincidieron en afirmar que cuando observas una chimenea, los problemas y el estrés diario desaparecen. 

Británicos y polacos reconocen que les gusta disfrutar del fuego en compañía de un buen libro o de una buena película, ya que “sus llamas tranquilizan nuestra alma”, afirman. 

Los norteamericanos, por su parte, reconocieron que “sentarse frente a la chimenea aporta paz, tranquilidad y mucha calma”. Además destacan que las chimeneas son ideales para “relajarse y para descansar después de un largo día de trabajo”.

Americanos, los polacos y los italianos coinciden en señalar que el fuego de las chimeneas invitan a reunirse con amigos. 

Daniel Ropero, director del departamento técnico de la empresa Bronpi Calefacción,  especialista en este tipo de estufas, indica que, según ese estudio, existen aproximadamente 180 millones de hogares en Europa que técnicamente  podrían tener una estufa o una chimenea. “Es decir, sólo uno de cada siete hogares en Europa tiene una estufa o chimenea, lo que  implica un potencial de crecimiento del sector importantísimo. Este estudio lo podríamos hacer extensivo a América y los resultados diferirían muy poco”.

Sin humos

Según explica, siempre que se pueda realizar una correcta evacuación de humos al exterior de la vivienda, será posible instalar una chimenea. “Cuando decimos correcta, nos referimos tanto a la funcionalidad, como a la seguridad de la misma. Lógicamente, hay casos en los que las características de la vivienda o el lugar de colocación de la chimenea lleven consigo la imposibilidad de dicha instalación. Aun así, hoy en día existe una gran variedad de componentes y materiales que nos ofrecen un gran surtido de soluciones técnicas para dichas instalaciones”. 

Empresas como Schott Robax, líderes de venta de este tipo de producto, otorga además un valor ecológico a este tipo de calefacción, especialmente si se utiliza la madera como combustible. Pues cuando la madera se quema, la cantidad de dióxido de carbono que desprende, es comparable a la cantidad que necesita un árbol para crecer. 

Además, la utilización de madera ayuda a conservar los restos de fósiles que son cada vez más escasos, doble beneficio para el medio ambiente, a lo que se adhieren todas las empresas integradas en la iniciativa europea Atmosfire, una plataforma creada con la intención de ofrecer información y respuestas sobre las chimeneas y estufas desde el punto de vista emocional y racional.

Las nuevas chimeneas además de disponer de diseños vanguardistas, disponen de paneles protectores que previenen de las chispas, disminuyen los chasquillos de las llamas y reducen la producción de cenizas, además, de ayudar a ahorrar dinero y energía.

Daniel Ropero explica que en el caso de Gronpi los principales materiales que utilizan “son el hierro fundido y la chapa de acero” e intentan conjugar “el compromiso adquirido por la empresa en materia ambiental hemos realizado un importante esfuerzo y  hace unos meses hemos implantado en nuestra línea productiva y procesos de  acabado el uso de productos exentos de disolventes”. 

La limpieza de las chimeneas cada vez es más sencilla. “Si usamos la chimenea tal y como se prescribe en los manuales de uso, tanto en materia de combustibles permitidos, como mantenimiento rutinario, la limpieza es de una complejidad mínima”, agrega el experto. 

Aún así, Ropero recomienda llamar al menos una vez al año a una empresa con “personal cualificado” para su mantenimiento. 

No se lo piense. Cambiar el modelo de calefacción es posible.