Pasos para remodelar una casa


Paso 1: Diseño 
Decide si vas a contratar a un arquitecto, a un diseñador o a algún otro profesional para traducir tu visión de la remodelación. 
Plantea un diseño que te guste y que esté dentro del presupuesto. 
Si diseñaste el espacio tú mismo, escoge un contratista con el que te entiendas bien. Termina un presupuesto y no te apartes de él. 



Paso 2: Ejecución 
Reúnete con el contratista para revisar el plano del diseño y ver la posibilidad de ejecución y/o las sugerencias que pueden mejorar el trabajo o los costos. 
Selecciona los materiales y los productos que se utilizarán para el proyecto, en especial los que se necesitan rápido y los que tienen un plazo de entrega determinado (como, por ejemplo, los armarios). 

Dale tiempo al contratista para que prepare un calendario de trabajo detallado, para que consiga los permisos de construcción y para que reúna un equipo para la construcción. 

Reúnete con el supervisor de obra o con el encargado de producción y desarrolla un vínculo de buena comunicación. Es probable que esta persona sea tu contacto clave durante todo el proyecto. 

Paso 3: Consultas 
Antes de comenzar las tareas, organiza una reunión en tu casa con el contratista y el supervisor de obra, el arquitecto o diseñador y cualquier subcontratista que consideres clave para el proyecto; en síntesis: con todos los que deben estar en el ruedo. 
Recorre tu casa con ellos y revisa lo que hay que hacer. Toma notas y envía mensajes de seguimiento si hay cambios en los planes. 

Establece las directrices del proyecto con el contratista y con el supervisor de la obra.
 
Diseña un plan de comunicaciones:

  1. Decide quién será tu contacto primario (por lo general, el supervisor de la obra).
  2. Coloca una libreta de contactos en un lugar destacado, revísala cada día para ver los comentarios del equipo y, además, incluye tus comentarios y preguntas.
  3. Organiza una reunión semanal con el contratista y el supervisor de la obra. 
 Paso 4: Organización 
Quita tus pertenencias del lugar de trabajo. 
Coloca un cubo de basura, un baño portátil y una cerca de construcción en el lugar. 
Guarda lugar para los insumos que ocupan mucho espacio, tales como las vigas o la mampostería. 

Paso 5: Demolición 
El equipo de demolición destruye tu habitación o tu casa
Separa la zona de demolición del resto de la casa con plásticos; revisa el cerramiento con frecuencia para que esté lo más hermético posible o tendrás polvo y escombros por todas partes. 

Paso 6: Reconstrucción 
El equipo prepara los cimientos, hace las paredes, pisos y techo, e instala las ventanas. 
Se hace un esbozo de dónde irá la plomería; se colocan las líneas de electricidad, teléfono y cable, y se instalan los conductos para los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado. 
Se instala la capa superior del piso y se terminan los sistemas eléctricos y de plomería. 

Paso 7: Seguimiento 
Visita el lugar de la remodelación con el contratista, enumerando los detalles que deben terminarse y los errores que deben corregirse; haz una lista detallada. 

Realiza una inspección final con el contratista, marcando los temas de tu recorrida preliminar. 

Revisa las instrucciones para los equipos y conversa acerca de las garantías 
Deja pasar unos meses para adaptarse al espacio nuevo. Asegúrate que todos los sistemas funcionan correctamente y fíjate si hay gritas en las mamposterías. 

Llama al contratista para que realice cualquier tipo de reparación; los buenos contratistas llaman periódicamente para asegurarse de que todo está en orden.