Paso 3 en la Decoración de Interiores: Definir usos y necesidades específicos

El buen diseño de un espacio debe contemplar uso y necesidades. Saber, por ejemplo, qué actividades se desarrollarán habitualmente allí, cuales son los usos que hace la familia de él o las costumbres de los integrantes de la casa, qué necesidades físicas existen, cuales son las prioridades funcionales. De ello dependerá en gran parte las decisiones prácticas y decorativas que se vayan a realizar.

No dude en detenerse en este punto, no es un dato menor, ya que una habitación bien decorada pero sin una óptima funcionalidad, es una habitación mal resuelta; desaprovechada.