Paso 2 en la Decoración de Interiores: Definir gustos y aspiraciones personales

Podríamos definir la decoración como el proceso de crear ambientes a la medida de quienes lo habitan o frecuentan, utilizando para ello recursos estéticos. Para dar con un claro proyecto decorativo necesitamos tener en cuenta cuestiones referentes a nuestra personalidad y anhelos; cómo somos, qué esperamos del espacio físico, qué nos hace sentir bien, cuales son nuestros gustos personales, nuestras aspiraciones, hobbies, actividades o cualquier otra cuestión relacionada a nuestra manera única de elegir la vida.


La decoración no se trata sólo de elementos estéticos, por el contrario, se basa en el compromiso con nuestra calidad de vida, nuestro bienestar, anhelos y expectativas.
Pregúntese qué colores lo inspiran, tanto a usted como a quienes vayan a compartir el espacio, qué objetos le gustaría que tuviese, qué estilos son más afines a su personalidad. Si, por ejemplo, se tratara de un dormitorio: ¿Desearía una cama mas grande que la actual? ¿Disfruta de ver televisión todas las noches? ¿Espera compartir el cuarto con alguien más? De esta manera, vamos obteniendo pistas sobre lo que deseamos para esta habitación o zona en particular.