Paso 1 en la decoración de Interiores: Relevamiento del espacio

El primer paso consiste en obtener datos pormenorizados del lugar o habitación que deseamos decorar. Sepa que: el espacio propiamente dicho es la materia prima de la decoración, ya que a partir de los elementos físicos que lo conforman originalmente empezamos a trabajar, adecuandonos a él o eligiendo modificarlo. El conjunto total de la obra estará dado en primer término por el espacio en sí mismo, incorporando en una etapa posterior la elección y combinación del color, las texturas, la distribución y ubicación de muebles, objetos y artefactos de luz artificial.

En esta etapa, se prestará especial atención a cada uno de los elementos del espacio. Se tendrá en cuenta, por ejemplo: las dimensiones del lugar, qué paredes son de carga, cuales son medianeras, si existen escalones o desniveles, dónde están ubicadas las puertas y ventanas, dónde están las fuentes de luz natural, qué elementos de obra existen: armarios, sanitarios, chimeneas, interruptores; si hay problemas de humedad, cuales revestimientos en pisos y paredes hay en la actualidad.
Se tomarán medidas y se elaborará un plano del lugar, ubicando ventanas, puertas y demás elementos del espacio. En el lenguaje diario del decorador, el espacio vacío con sus elementos de obra se conoce como la caja.
La observación es la clave de esta primer etapa. Anote todo lo que vea. Luego, confeccione un plano simple con medidas y detalles, no hacen falta gráficos de arquitecto; simplemente dibuje las paredes, marque los detalles, el ingreso de luz natural, la altura de las ventanas, puertas y otros elementos de obra. Conviene también, como dato adicional, listar los objetos y muebles actuales de los que no nos queremos desprender y desearíamos incluir al proyecto.