La pintura en las paredes


La pintura es un material económico, fácil de aplicar y con enormes posibilidades decorativas. Con pintura se puede renovar el aspecto y la decoración de un ambiente sin hacer grandes reformas y sin gastar mucho dinero. Las opciones van desde una pintura lisa (un color por habitación o en combinación de dos o más colores en distintas paredes) hasta las diversas técnicas de efectos decorativos (pátina, esponjeado, trapeado, etc.).
La pintura lisa aporta un acabado limpio a la decoración siempre que el color o los colores elegidos sean los correctos. Existen en el mercado una enorme cantidad de calidades y tipos de pintura, además de una variedad infinita de colores a elección. Por eso es importante detenernos a repasar las claves para una buena elección.
Los dos factores a tener en cuenta al momento de elegir la pintura son: el tipo y el color.